miércoles, 31 de agosto de 2016

Tarta de limón sin horno


 

Esta tarta de limón, queso y leche condensada es una auténtica delicia, y además tiene un añadido, y es que no necesita horno!!! Y eso es de agradecer en verano, porque aunque ya han aflojado algo las temperaturas, aun sigue haciendo bastante calor como para ponerse a encender el horno, aunque yo tengo que confesar que lo he encendido esta semana en dos ocasiones.

Esta tarta se puede presentar también en vasitos, que tanto están de moda y que además a mi me gusta mucho, ya que te ahorras el tener que estar cortando porciones. El montaje es el mismo que en formato tarta, primero la base de galletas y mantequilla, luego el relleno y por último la decoración.


Para la base de galletas podéis usar las que más os gusten, oreo, chiquilín, de avena.... Yo he usado unas galletas speculoos que me traje del viaje que hicimos a principios de Julio por Francia. Son unas galleta que en casa nos gustan mucho a todos, me vine cargada aunque ya no hay rastro de ellas. Habrá que conformarse con las que venden en España!

Yo la he decorado con ralladura de limón, pero le podemos poner chocolate picado, frutos secos.... es bastante dulce por lo que no os aconsejo que le pongáis mermelada. Además en una tarta bastante contundente, así que le sobran añadidos y os aconsejo que sirváis pequeñas porciones o presentarla en vasos o copas pequeñas.

Este postre lo he preparado en dos ocasiones este verano, la primera vez use un molde de aro de silicona y base de cerámica de 23 cm de diámetro. No tengo foto del corte porque fue para una comida y no dejaron ni las migas, y no era cuestión de servir la tarta en la mesa empezada. En la segunda ocasión preparé vasitos individuales que tomamos después de una barbacoa. Dependerá del tamaño de los vasos que uséis pero yo os aconsejo que no sean muy grandes. Tanto en formato tarta como vasitos, tendréis para 12 raciones perfectamente.


Nos vemos la próxima semana con una ensalada para desintoxicarnos de los excesos del verano.


jueves, 25 de agosto de 2016

Ensalada de quinoa con vinagreta de miel



La quinoa es una semilla con múltiples propiedades. Es uno de los granos más importantes de los Andes, por su composición y forma de comerlo se asemeja a los cereales. Es rico en proteínas, vitaminas, minerales, fibra.... Es muy versátil ya que se puede usar en gran variedad de platos, desayunos, postres, platos salados... Perfecta para dietas veganas o vegetarianas por su aporte nutricional.

La forma de cocinarla es muy similar al arroz. Antes de su uso es conveniente lavarla para retirar la saponina que le pueden aportar un sabor desagradable. Para ello colocaremos la quinoa en un colador y la pondremos debajo del grifo. Para su cocción , utiliza dos partes de agua por una de quinoa, y cocer a fuego medio durante 10 minutos aproximadamente, hasta que el grano se vuelva transparente. Una vez cocida, podremos usarla en el desayuno como cualquier otro cereal, para hacer ensaladas, o mezclarla con verdura salteada, todo lo que se te ocurra!!


Cada vez está más de moda y yo ya tenía ganas de probarla. Este verano la he utilizado en múltiples ocasiones, como acompañamiento de otros platos o como plato único. En casa se ha convertido en un básico, y todo el que la ha probado ha quedado encantado. De momento solo la he probado en recetas saladas y en formato ensalada, pero seguiré investigando nuevas recetas.

Poco a poco voy retomando el blog, y espero volver a la rutina de publicar al menos una vez a la semana para el mes de septiembre. Hoy os dejo esta ensalada de quinoa con vinagreta de miel, que le aporta un sabor agridulce que en casa nos encanta. Los ingredientes se pueden adaptar al gusto de cada uno, y no pongo cantidades ya que este tipo de ensaladas siempre las hago a ojo.

Os animo a que probéis la quinoa, la encontráis en muchos supermercados (mercadona, carrefour,...) y aunque es más cara que el arroz, merece la pena el dinero porque las propiedades son infinitamente superiores a las de cualquier otro cereal, además al no tener gluten es apto para celiacos.

Os espero dentro de muy poco con una receta dulce y sin horno!


viernes, 19 de agosto de 2016

Tarta de Petit Suisse de fresa sin horno

Hola!!! Por fin vuelvo a publicar tras mes y medio de parón. Pero como ya os comenté, quería tomarme un descanso blogueril, aunque no tenía intención de que fuera tan largo, pero entre viajes, uno en autocaravana por Normandía, Bretaña y Las landas ( preciosisimo todoooo), y otro con la moto, de paquete claro, por los Pirineos, ha sido imposible actualizar el blog, a pesar de que tengo muchas recetas en borradores.

Pero ya he vuelto!!! Aunque hasta mediados de septiembre no creo que publique con mucha frecuecía porque sigo en modo veraneo.

La tarta de hoy es de la facilonas, facilonas, con pocos ingredientes y sin horno. Además que está muy rica, con una textura que en casa nos ha recordado a una mousse.

Para la base de galletas yo he usado unas galletas yayitas que tenía por casa y que nadie les hacia ni caso, pero como siempre podeís usar vuestras galletas preferidas. He usado un molde de 20 cm de diámetro, sí el vuestro es más pequeño, entonces os saldrá más alta. No uséis un molde mayor porque entonces quedará excesivamente fina, otra opción es doblar todos los ingredientes si el molde es de mayor tamaño.

Para que el relleno cuaje sin necesidad de horno, lleva nata con un alto contenido en grasa, de la que se usa para montar, por lo menos con un 35% de m.g, y un sobre de gelatina. La nata no hay que montarla, simplemente mezclarla con los petit suisse con la ayuda de unas varillas manuales, no hace falta usar ningún robot de cocina.

La tarta no lleva nada de azúcar, ya que la gelatina le aporta el dulzor. No es una tarta dulzona, es bastante suave y con una textura deliciosa. La receta la vi navegando por Pinterest, y es del blog Pío recetas,  la he hecho tal cual indica Noelia, y es que sale riquísima, no necesita ni más mi menos.

La gelatina que he usado venía en mi caja Degustabox de este mes.Como ya os he comentado otras veces, es una caja mensual que se recibe en el domicilio con gran variedad de productos. Sí quieres recibir la degustabox en casa y que la primera caja te salga a 9,99 en lugar de 14,99 euros, gastos de envío incluidos, solo tienes que adjuntar el siguiente código  B4ML6 

Bueno, espero que os haya gustado la receta y que la llevéis a la práctica. Y yo prometo no tardar tant en aparecer de nuevo por aquí
Besazos!!