viernes, 22 de mayo de 2015

Pasta con champiñones, pistachos y jamón serrano



Hoy toca pasta!!! Una vez a la semana tengo que preparar algo de pasta porque a mis hijas les pirra, en realidad nos gusta mucho a los cuatro.

En esta ocasión la he acompañado de champiñones, jamón serrano en tacos y unos pistachos. Al no llevar salsa la convierte en un plato de pasta más ligero de lo habitual, perfecto para el calorcito que tenemos ultimamenete y para quien ya esté preparándose para la temida operación bikini.


martes, 19 de mayo de 2015

Thumprint Cookies



Hace unas semanas mi amiga Bea publico unas galletas que se me antojaron nada más verlas, las galletas huella de pulgar o  Thumprint cookies. La verdad es que el nombre no me sonaba de nada pero cuando ví las fotos en su blog entonces sí que las reconocí, aunque no sabía que se llamaban así.

Las Thumprint cookies deben su nombre a la manera de elaborarlas, una vez que tenemos la masa lista, haremos bolitas y luego haremos un hueco con el dedo pulgar para posteriormente rellenarlas de nuestra mermelada favorita. Bea las relleno con mermelada de pera y chocolate negro, lo cual me hizo mucha ilusión ya que fue un tarro que le mande hace unos meses. Después las espolvoreo de azúcar glass y le quedaron divinas!


La mermelada que he usado yo para rellenarlas es de frutas de primavera de Can Bech, esta elaborada con melocotones, grosella roja y un toque de limón y manzana y forma parte de la colección cuatro estaciones . Es una mermelada que me ha gustado mucho, sin colorantes ni conservantes y con el punto justo de dulzor, como a mi me gusta.

Con las cantidades de la receta a mi me salieron alrededor de 25 unidades, pero todo dependerá del tamaño. Os recomiendo que no las hagáis demasiado grandes y que dejéis algo de separación entre una y otra a la hora de colocarlas en la bandeja del horno ya que crecen un poco durante el horneado.

jueves, 14 de mayo de 2015

Ensalada Caprese




La ensalada caprese es típica de Italia y se suele servir como un antipasto o entrante. Sus colores recuerdan a la bandera italiana, el verde de la albahaca, el blanco del queso y el rojo del tomate.

Su ingrediente clave es el queso mozzarella de bufala, aunque también la podemos encontrar elaborada a partir de leche de vaca. Es un queso blanco y algo insulso pero tiene una textura suave que al combinar con el resto de ingredientes de la ensalada lo hacen delicioso.

Desde hace un mes estoy totalmente enganchada a esta ensalada. La mozzarella le va divinamente pero es que la albahaca para mí es totalmente imprescindible. El aroma que desprende y el sabor que le aporta es una auténtica delicia. La primera vez que la hice compré una ramita de albahaca que me costo 1 euro y a los pocos días se puso pocha y fue al cubo de la basura, así que decidí comprar una macetita que tengo en mi terraza y que me costo tan solo 1,50 euros y tengo albahaca fresca para hacer miles de ensaladas.

En casa la hemos probado con tomate de rama, como el que veis en las fotos, pero con tomate cherry y con tomate raf ya está de escándalo. Todas las noches preparo un cuenco como entrante y os puedo decir que vuela. 


lunes, 11 de mayo de 2015

Mousse de yogur con limón



Con unas temperaturas totalmente primaverales me apetece ir preparando postres ligeros y fresquitos. Aunque mi horno sigue en funcionamiento preparando bizcochos, galletas, magdalenas.... tengo la cabeza puesta en el verano, descubriendo nuevas recetas, de las que se preparan rapidamente y sin complicaciones y que además no necesiten horno.

Hace unos días publique una mousse de fresa muy ligera, sin grasa, perfecta para la operación bikini, con solo tres ingredientes: fresas, gelatina y yogur. La receta de hoy no es tan light, ya que lleva nata, pero resulta muy ligera y refrescante.


Es una receta perfecta para preparar cuando tenemos una visita inesperada ya que al usar ingredientes refrigerados y no llevar gelatina no va a precisar tiempo de espera. Es más, es preferible hacerla y tomarla en el momento o como mucho un par de horas más tarde. Se puede dejar más tiempo pero entonces tendremos que remover antes de tomar ya que el zumo de limón y el suero del yogur y la nata se irán al fondo quedando una presentación un poco fea.

Un truco que suelo usar para conseguir que la nata quede perfectamente montada es meter durante media hora el recipiente que voy a usar para montarla en el congelador, la nata la tengo fría en la nevera, y 10 minutos antes de montarla la pongo en el congelador.


Justo antes de servir, las he adornado con unas hojas de hierbabuena fresca y un poco de ralladura de limón. Le va muy bien el chocolate rallado o unas grosellas o cualquier otra fruta que os guste.

Sí os gustan este tipo de postres, os invito a que probéis también el mousse de yogur con piña o el mousse de limón con gelatina de gin tonic, perfectos para el buen tiempo.


La receta es del libro "22 minutos. Receta rápidas y fáciles para jóvenes, solteros y gente con prisa" de Julius.


viernes, 8 de mayo de 2015

Zarangollo murciano



Desde que le vi esta receta a mi querida Bea, no he podido dejar de pensar en ella. Una receta sana, sencilla y sin complicaciones.

El zarangollo o zarangollo murciano es típico de la huerta murciana, y no es ni más ni menos que un revuelto de huevo con calabacín, cebolla y a veces también se le incorporan patatas. Se puede tomar tanto caliente como frío. Es cierto que la receta originalmente no llevaba patatas pero se empezo a incorporar en ausencia del calabacín, hoy en día se suele servir con ambos ingredientes.

A pesar de ir bastante a Caravaca, provincia de Murcia, nunca lo había comido, ni en casa de mis suegros ni en bares o restaurantes. Normalmente cuando salimos de tapeo me suelo tirar siempre a la misma tapa, el caíllo que son rebanadas de pan untadas de magra con tomate y que a mi me vuelven loca, o la marinera que es ensaladilla rusa colocada encima de una rosquilla y coronada con una anchoa en salmuera. De ahí no hay quien me saque porque me vuelven loca ambas tapas.

El zarangollo es perfecto para la cena o como acompañamiento de carnes o pescados. Sí además no le pones la patata se convierte en un plato perfecto para la operación bikini que tanto nos preocupa.