viernes, 19 de octubre de 2018

Cómo hacer Bizcocho con chocolate en Slow Cooker sin molde.



Buenos días, parece que el otoño ya sí ha llegado, las temperaturas han bajado y llueve hasta en Almería, aunque sean cuatro gotas. Los días así son perfectos para cocinar cosas ricas como este bizcocho con chocolate y un punto de canela que he hecho en la Slow Cooker y que además va directamente en la olla, sin molde. Por supuesto que se puede hacer también en el horno sin problema, precalentando a 180 grados y horneando aproximadamente 40 minutos, o hasta que al introducir una brocheta,esta salga limpia.

Hace una semana publiqué un post donde os contaba todos los trucos y consejos para hacer bizcochos en ollas de cocción lenta, y os adelante que se pueden hacer directamente en la olla, sin usar ningún molde, como es el caso del bizcocho de hoy, o usar un molde, la semana que viene os enseñaré una receta con molde en slow cooker.

Ver vídeo receta


Ya sabéis que cualquier receta de bizcocho se puede hacer en Crock-Pot, sin necesidad de adaptarla, y viceversa. Es decir, que si no tienes olla de cocción lenta, puedes hacer esta receta en el horno sin problema. Ya sabes, que al igual que precalientas el horno, la slow cooker también hay que precalentarla.

Y siempre pondremos un paño, a ser posible de rizo, entre la olla y la tapa, independientemente de que usemos molde o no. El paño absorberá la humedad que se genera durante la cocción. Siempre cocinamos los bizcochos en alta, con media hora de precalentamiento también en alta. Durante la primera hora y media, esta prohibido destapar la olla, bajo ningún concepto lo hagáis, tenéis que tener fe. Pasado ese tiempo, la destapamos y comprobamos con un palito que el bizcocho está listo, si no es así, tapamos y cocinamos media hora más en alta. Pasado este tiempo ya estará listo. Dejamos reposar unos minutos dentro de la olla, sacamos y dejamos reposar sobre una rejilla.


Aunque al destapar la olla os encontréis que la superficie del bizococho tiene pinta de estar cruda, porque vereis burbujitas, puede que ya esté listo, por eso la importancia de insertar la brocheta en el centro para comprobarlo, si sale limpia, aunque la superficie la veamos así, el bizcocho ya estará cocinado. Hay quien la deja apagada y con el trapo puesto durante media hora más, dicen que esto hace que se crea una corteza crujiente. Yo no lo he probado pero en cuanto lo compruebe, reedito y os cuento.


No os voy a volver a contar las ventajas e inconvenientes de estas ollas porque ya os lo conté en esta entrada, así que si os la perdisteis, os dejo el enlace para que la leáis, o sí lo prefieres, puedes ver el vídeo en mi canal de You Tube.

La receta de hoy no tiene ningún misterio ni complicación, es un bizcocho que hago con bastante frecuencia porque se hace con ingredientes muy básicos, leche, huevos, azúcar, harina y levadura, y no es muy grande, así que para nosotros, que durante más de 9 meses somos tres, nos viene perfecto.


Yo le he puesto una cobertura de chocolate y canela a petición de mi hija, pero se puede dejar sin nada, espolvorear con azúcar glass, o al retirar el papel darle la vuelta para que se quede la superficie más lisa en la parte de arriba.

Te dejo los ingredientes más abajo y la elaboración la puedes ver en el canal.

Espero que os haya gustado la receta y que la preparéis en casa. Te invito a suscribirte a mi canal sí aun no lo has hecho y que actives la campanita para que te avise cada vez que suba una nueva receta, además es gratis!



martes, 16 de octubre de 2018

Pan de hamburguesas con prefermento World Bread Day 2018



El 16 de octubre se celebra a nivel mundial el día del pan, y yo no me lo podía perder!! La verdad es que no me ha supuesto mucho trabajo, porque hago pan todas las semanas, al menos un par de veces.
Para celebrar el World Bread Day 2018, he preparado un Pan de hamburguesas con prefermento que están para chuparse los dedos. Ya los preparé hace un año, y estaba deseando repetirlos y fotografiarlos para poder compartirlos en el blog.

El prefermento hay que prepararlo con antelación, de 1 a 2 días antes, pero sí se te va el santo al cielo, puedes prepararlo ese mismo día, y dejarlo fermentar al menos 4 horas. Pero yo te aconsejo que lo planifiques y lo dejes en la nevera para que luego le aporte al pan mayor sabor, aroma y durabilidad.


La receta es de Iban Yarza, como muchas de las que llevo a la práctica, porque siempre salen bien y saben mejor. El formado lo he hecho diferente al que propone él, es muy parecido al que uso cuando formo los molletes. Os dejo el enlace de la vídeo receta de los molletes, por sí os queda alguna duda, solo tienes que pinchar aquí para verlo.

Además les he añadido sésamo en la superficie, cosa que la receta original no lleva, y que por supuesto podéis omitir. Pero como yo los he usado como pan de hamburguesas, me parecía que les iba como anillo al dedo. Aunque yo les he bautizado con el nombre de pan de hamburguesas, porque me parecen perfectos para ello, no quita que se puedan usar para otros menesteres, como el pulled pork, con jamón y tomate, con mantequilla y mermelada o con lo que os apetezca, porque sirven para todo.


Ya veis que salen con una miga alveolada y muy blandita con un sabor muy especial que le aporta el sésamo tostado que lleva el interior de la masa. Aunque yo he usado sésamo blanco, también podéis usar sésamo tostado sin problema.

Una vez que estén fríos, se pueden congelar sin problema dentro de una bolsa tipo zip. Lo que yo hago es que los congelo abiertos, y así se descongelan antes o si quieres los puedes tostar directamente sin descongelar.


En el blog encontraréis muchas recetas de pan en panificadora y pan en horno, además en mi canal de You Tube tengo varias recetas también. Sí aun no te has iniciado en el mundo panarra, te aconsejo que no lo dejes más, hoy puede ser el día perfecto para ponerte con las manos en la masa. Comienza por recetas sencillas, como el pan milagro, los bollitos fáciles o el pan sin amasado, y luego vete metiendo en faena poco a poco hasta llegar a los panes con masa madre. Una vez que te pongas, ya no podrás parar, y aunque te parezca un imposible, ya te digo yo que no lo es, yo pensaba que nunca sería capaz de hacer pan, y después de dos años, hago pan todas las semanas y varias veces además, salvo en verano que bajo la producción por el calor del horno.


Con esta receta me uno al reto que desde hace 12 años nos proponen desde el blog Kochtopf, y que consiste en elaborar un pan para celebrar el World Bread Day y compartirlo, con todas las recetas participantes, se elabora un recetario de pan. Este es el segundo año que participo, y la primera vez lo hice con unos Grissini

Espero que os haya gustado mi aportación!!


¡¡¡Happy World Bread Day 2018!!!!

domingo, 14 de octubre de 2018

Cómo hacer bizcochos en Slow Cooker.


Sigo abducida por mi nuevo cacharro de cocina, la tengo desde hace un par de meses y le estoy dando muchísimo uso. En esta entrada os enseñaré como hacer un bizcocho en Crock-Pot, con trucos y consejos, para que te queden perfectos. Pero para que no os quede ninguna duda, he preparado un vídeo donde os explico cómo hacer un bizcocho con o sin molde, en olla de cocción lenta o slow cooker. 

Puede parecer un poco de locos hacer un bizcocho en una olla, que además va a tardar más de dos horas, contando el precalentamiento. Pero yo le veo varias ventajas:
  1. Es más económico que el horno
  2. Es perfecta para el verano, sin pasar calor 
  3. Puedes usar molde o no usarlo
  4. Tienes una hora y media para hacer otras cosas, sin tener que estar pendiente de sí sube, sí estará listo a la media hora, a los tres cuartos o la hora.
Pero antes de meternos en faena, os voy a dar unos Tips para que os salgan unos bizcochos de cine:
⇒ Siempre hay que precalentar la olla en alta durante al menos 30 minutos
⇒ Siempre cocinaremos los bizcochos en alta
⇒ Siempre pondremos un paño, a ser posible de rizo, entre la olla y el molde, para que absorba la humedad
⇒ Nunca destaparemos la olla hasta pasada 1 hora y media. 
Una vez que ha pasado la primera hora y media, destaparemos la olla, para comprobar con una brocheta que el bizcocho está cocido. Sí la brocheta no sale limpia, programaremos media hora más.
⇒ Sí tu olla calienta más por un lado que por otro, girala cada media hora sin quitar la tapa y protegiendo las manos con unos guantes o paños de cocina.

lunes, 8 de octubre de 2018

Crackers de semillas sin gluten



Más vale tarde que nunca. Se que os dije por Instagram que subiría la receta de estos Crackers con semillas y sin gluten el viernes, pero es que me ha sido imposible, ya que editar la receta y el vídeo lleva su tiempo, pero aquí los tenéis, listos para meter la mano en la pantalla y llevarse uno a la boca.

Hacía tiempo que había visto recetas de este tipo por la red, y estaba deseando probarlos. Son unos crackers o galletitas saladas sin gluten, sin lactosa y sin huevo. Y no es que me haya vuelto vegana, ni mucho menos!!! Pero mi sobrina Marta a parte de tener múltiples alérgias de siempre, desde hace unos meses le han diagnosticado nuevas alergias e intolerancias varias, entre otras cosas no puede tomar ni huevo, ni gluten, ni lactosa. Así que estas crackers los he hecho pensando en ella, y como vive lejos y no se los puedo llevar en persona, he preparado el vídeo para que los pueda hacer en casa sin problema, aunque ya os digo que es coser y cantar.

Ver la vídeo receta


Así que me he propuesto preparar una receta sin huevo, sin gluten y sin lactosa al menos una vez al mes, para que mi niña pueda tener un amplio repertorio y no se agobie con el tema de las comidas. Pero ya os digo que no hace falta ser intolerante ni vegano para hacer estas galletitas, porque están de muerte, ultra crujientes y con un sabor maravilloso.

Las semillas que yo he puesto se pueden cambiar por otras que os gusten más, y si no queréis triturarlas se pueden poner enteras, pero a mi me gustan como quedan así.



 He usado semillas de lino o linaza marrón , también se puede poner lino dorado. También les he puesto semillas de amapola, semillas de sésamo blanco y negro y pipas de calabaza. Le podéis poner pipas de girasol, semillas de chía o lo que tengáis por la despensa. Yo he tirado de lo que tenía, así que no os preocupéis si no tenéis alguno de los ingredientes.

Además le he puesto orégano y una pizca de sal. Probar a añadir pimienta, ajo en polvo o cayena, esas serán las próximas que haga!!



He usado harina de garbanzo, pero podéis combinar con harina de almendras que seguro le dan un toque delicioso. Y aunque yo he usado aceite de oliva virgen extra, le podéis poner aceite coco sin problema.

La cantidad de agua que he puesto es un poco orientativa, es mejor que la pongáis poco a poco para que no os paséis y se os quede muy líquida, aunque se puede solucionar añadiendo más harina. La masa resultante debe ser pegajosa pero no un mazacote.


Uno de los éxitos de estos crackers es conseguir que queden ultra crujientes, y eso es bien sencillo. Basta con estirar la masa todo lo que podáis, hasta dejarla lo más fina posible, de esta manera se hornearán antes y quedarán muy crujientitos.

Precalentaremos el horno a 180 grados con calor arriba y abajo y con el ventilador, y el tiempo dependerá un poco del grosor de la masa y de vuestro horno, las mías tardaron 30 minutos. Los crackers estarán listos cuando veamos que se empiezan a dorar por los bordes.


Espero que os haya gustado la receta, y sobre todo que la pongáis en práctica.
Os dejo el enlace al canal para que veáis lo sencillos que son y aunque os dejo los ingredientes que yo he usado, usad las semillas que más os gusten y añadir especias o hierbas a vuestro gusto.




Crackers o galletas saladas de semillas (sin gluten)



Ingredientes:


  • 120 gr de harina de garbanzo
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 80 ml de agua
  • 1 /2 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de semillas de sésamo negro
  • 1 cucharada de semillas de sésamo blanco
  • 2 cucharadas de pipas de calabaza
  • 1 cucharada de semillas de amapola
  • 1 cucharada de lino marrón
  • 1 cucharada de orégano

En el vídeo te enseño cómo prepararlas





miércoles, 3 de octubre de 2018

Lentejas estofadas en Crock-Pot



Desde que tengo la Crock-PotⓇ mi vida ya no es la misma, jajajaja, bueno no tanto, pero sí que es verdad que estoy muy contenta con el resultado de todos los platos que voy poco a poco experimentando. Esta vez le ha tocado el turno a unas lentejas estofadas que han salido de escándalo, y es que las lentejas, aunque os parezca una tontería, no terminaba de darles el punto. Así que estaba deseando hacerlas en Crock-Pot®️, aunque también tenía cierto miedo a que no me quedaran bien, y es que he oído de todo, que se quedan duras, que se quedan secas, que se quedan caldosas, hay quien las pone en remojo, más o menos horas, otros no las remojan, unos las hacen en baja y otros en alta. En definitiva, que esto era una locura, y tras investigar mucho, leer en muchos foros, y llegar a la conclusión de que me la iba a jugar, saque mis propias conclusiones y me líe la manta a la cabeza.

Pero es que además he sido muy osada, las hice por la noche, las puse a las 12 y media de la noche y a las 7 y media de la mañana me levante con un olor a comida rica, rica. Fuí corriendo a la cocina, con más miedo que otra cosa, se habrían quedado caldosas, estarían secas, duras, blandas???? Miedo, mucho miedo de ver lo que me iba a encontrar. Y hay estaban mis lentejas, con una pinta de escándalo, con el caldo justo, como nos gustan en casa, trabaditas, y además muy blandas. Perfectas!!

Y para que veas que no te miento, puedes ir a mi perfil de Instagram y ver todo el proceso en stories destacadas, pincha donde pone Crock-Pot®️ y verás de principio a fin cómo las hice. No hay vídeo receta porque no sabía sí saldrían o no, pero grabar sobre la marcha y tal cual las hice, no cuesta tanto, y así podéis ir a verlas cuando os apetezca.

Aunque yo habitualmente hago las lentejas y las alubias con todo en crudo, no hago sofritos, en esta ocasión sí que hice sofrito previo. El tema de remojar las lentejas también lo hago a veces sí y otras no. En esta ocasión, y tras mi master en lentejas crockpotizadas, decidí ponerlas en remojo durante 12 horas, además las cociné en baja durante 7 largas horas, que a mi se me pasaron volando porque estaba durmiendo placidamente, aunque tengo que confesar que soñé con comida, no sé si por el olor o por el miedo que tenía a que fueran un fracaso.


Las cantidades que os indico a continuación, son para 4-5 personas, depende de lo tragones que seáis. Podéis añadir jamón, y la cantidad de morcilla y chorizo irá también al gusto. Una vez finalizada la cocción, comprobar que las lentejas están listas, sí están algo duras, añadir más tiemp. Y si veis que se os han quedado muy secas, podéis agregar agua caliente. Yo prefiero que se me queden secas a no que se queden aguadas, porque el sabor no será el mismo.

Por cierto, por sí no lo sabéis, y para que no os pase como a mí, que estuve a punto de devolver la olla porque pensé que estaba defectuosa, cuando se cocinan legumbre o arroz, la olla puede adquirir un tono blanquecino por algunas zonas, parece ser que la causa es el almidón, pero que no cunda el pánico, se va por completo sí la limpias con vinagre.

Muy pronto subiré una receta dulce con Crock-Pot®️, lo siento por los que no la tenéis, pero ya os digo que esto es un nuevo mundo para mi y estoy deseando sacarle el máximo rendimiento. Sobre todo por dos cosas, lo bueno que sale todo y el ahorro de tiempo y energía.

Y sin más dilación, vamos a la receta.