29 de enero de 2018

Pan integral con frutos secos, sin amasado. Vídeo Receta



Ya sabéis que me encanta hacer pan en casa, cada día más, me gusta amasar y ver como con ingredientes tan básicos puedes obtener fantásticos resultados. Es verdad que los panes mejoran mucho con masa madre o prefermentos, con reposos y buenos amasados. Pero también os digo que podemos obtener excelentes resultados con masas que no requieren amasado, usando la técnica del plegado, como en el caso de los molletes o las baguettes sin amasado que publiqué la semana pasada,  o simplemente removiendo los ingredientes con una cuchara, como es el caso de esta receta. Con un bol, una cuchara y una nevera tendréis la mitad de la receta hecha y no es broma!!


Otro punto fundamental es el horneado del pan. Al principio hay que hornear con una temperatura elevada, la máxima que podáis con vuestro horno, en mi caso 250 grados, y además con un ambiente de humedad para que el pan crezca y no se reseque.  Para conseguir esta humedad tenemos dos opciones, usar un molde con tapa que podamos introducir en el horno y que pueda resistir altas temperaturas, la tapa creará un ambiente húmedo dentro del molde.  Y la otra opción es crear nosotros esa humedad, eso lo conseguimos colocando un recipiente metálico en el fondo del horno y  vertiendo agua al introducir el pan.


Para las hogazas uso una cocotte, y no puedo estar más contenta con el resultado que obtengo con ellas. Estas navidades he incorporado a mis útiles panarras, un molde cerámico rectangular para pan de Emile Henry, tiene una tapa que crea el nivel perfecto de humedad y unos agujeros en la base para evacuar el dióxido de carbono que se produce durante la cocción, con todo esto conseguimos unos panes de escándalo, con una corteza extra crujiente. Este molde, así como el que use para las baguettes sin amasado, lo podéis comprar en Claudia&Julia, una tienda online en la que vais a encontrar muchísmos utensilios para cocinillas, con un servicio de los mejores que conozco y con productos de calidad, yo hace tiempo que no compro en otro sitio.Además siguen de rebajas!!

Yo he hecho el pan en el molde cerámico, pero os explico también como hacerlo en un molde normal tipo plum cake, para que no os quedéis con las ganas de hacerlo en casa.


Este pan integral con frutos secos y frutas es una auténtica delicia, no podréis tomar solo un trozo, es totalmente adictivo. Yo le he puesto orejones, dátiles, pasas y nueces de California y Pecanas, que era lo que tenía en casa. Podéis poner los frutos secos que más os gusten, pistachos, almendras, anacardos, y la fruta también la podéis variar, higos secos, ciruelas... Lo único que tendréis que hacer es respetar los 270 gr en total.

He usado dos tipos de harina, de centeno integral, de trigo integral y de fuerza. Sí no queréis usar harina de centeno, sustituirla por harina integral de trigo.

Vamos a usar levadura de panadero, puede ser fresca o seca, os dejo las proporciones de ambas. No  usar levadura química o polvo de hornear!!


La masa que vamos a obtener no es la típica masa de pan, es una masa con una consistencia como de barro. Es importante que esté bastante hidratada porque los frutos secos y la fruta va a absorber agua. Lo mejor es agregar el agua poco a poco y dejar un poco para añadirla tras agregar los frutos. Todo esto os lo explico en la receta.

Es un pan perfecto para tomar con quesos, paté, a mi como más me gusta es con queso fresco tipo Burgos y requesón, aunque también os digo que esta delicioso tal cual, sin nada.

Pero para que no tengáis ninguna duda, he preparado una vídeo receta. Así podréis ver el aspecto que debe tener la masa y todos los pasos a seguir. Espero que os guste!! Y no te olvides de compartir y de suscribirte a mi canal para no perderte nada!!



Sí tenéis alguna duda, me podéis preguntar en los comentarios del blog o del canal.
El jueves volveré a publicar otra vídeo receta que estoy lanzada!!!
Besazos y a hornear!!

25 de enero de 2018

Exquisito bizcocho de mantecados de almendra. Receta de aprovechamiento.



Espero que no sea tarde y aun tengáis algún mantecado dando vueltas por la casa, porque este Bizcocho de mantecados de almendra es una exquisitez, y no exagero lo más mínimo.

Esta receta me la sugirió mi marido, un poco harto de ver aun la bandeja que puse en navidad con mantecados y algún bombón. La verdad es que no quedaban muchos, 4 mantecados de Laújar, dos mantecados de Yegen que son los que aparecen en las fotos, y que esos son intocables porque a mi marido le encantan, y otros cuatro de Laroles, también intocables porque a mi me chiflan. Así que tanto lío para quitar de en medio 4 mantecados, que no es que los de Laújar no nos gusten, pero puestos a elegir, son los que menos nos gustan de los tres.


Para la receta he usado 200 gr de mantecados de almendra, sí tenéis más, solo tendréis que doblar ingredientes. Yo hice un bizcocho pequeño, con tan solo dos huevos, es verdad que como era un invento no quería arriesgar. El resultado ha sido un bizcocho DELICIOSO, para repetir sin dudarlo, tendré que hacerle una visita a mi madre y rebuscar en los armarios de la cocina que seguro que ella aún tendrá algún mantecado purulando. Sí vuestros mantecados son de otro sabor podéis probar con ellos, de limón, de canela, de chocolate. Lo que tengo claro es que este bizcocho salió así de bueno porque los mantecados eran ricos y de calidad.

Os adelanto que no es empachoso, ni super dulce, tiene el punto exacto, es tierno, esponjoso y sabe y huele a mantecados de almendra, tal cual. En casa duró un asalto, mi marido se comió medio bizcocho en la merienda, y al día siguiente cayó el resto, y porque lo fui racionando, porque sino os digo yo que no llega al desayuno del día siguiente. 


El molde que he usado para el bizcocho es cuadrado de cerámica de Emile Henry, ¡ me encanta esta marca!, y mide 20x20, es el que suelo usar para hacer Brownie, podéis hacerlo en uno alargado tipo plum cake, o redondo, pero que no sea muy grande porque ya os digo que sale un bizcocho pequeño. Os aconsejo que sí tenéis suficientes mantecados, que hagáis el doble porque merece la pena ya que se enciende el horno hacer un buen bizcocho.

Lo he espolvoreado con un poco de azúcar justo antes de introducir en el horno, pero esto es totalmente opcional. Además os he apuntado en la receta dos ingredientes opcionales, ralladura de limón y canela, yo no se lo puse, pero he pensado que le puede venir bien también, aunque también os digo que a nosotros nos pareció perfecto sin ellos.



El aceite de oliva se puede sustituir por aceite de girasol o poner aceite de almendras. Y si finalmente usas aceite de oliva que sea de sabor suave.

Yo he usado una amasadora con el batidor de varillas, porque la verdad es que no tiene nada que ver con batir a mano, los huevos quedan muy espumosos, y la masa coge mucho aire, por esos queda esa miga tan esponjosa. Pero sí no tienes, lo haces en un bol y con unas varillas de mano.

Me encantaría que lo hicierais en casa para que veáis que no exagero cuando digo que es exquisito. 

Me habría gustado hacer vídeo receta, pero creo que habrá que dejarlo para las próximas navidades, que pienso comprar mantecados de sobra para preparar este bizcocho hasta que le cojamos manía 😆

Nos vemos el lunes con nueva receta!!!


22 de enero de 2018

Baguettes sin amasado. Vídeo Receta



Llevo dos semanas horneando baguettes sin parar, y no es una exageración. Este año, uno de mis regalos panarras de Reyes ha sido un horno cerámico para baguettes de Emile Henry, que nunca pensé que usaría tanto. Desde que lo tengo en mis manos, he horneado unas cuantas tandas de baguetes, incluso los bollitos fáciles que mi hija se lleva al cole, ahora los hago formato barra y salen mil veces mejor que cuando los horneaba sobre la bandeja del horno.

Ya no tengo que crear vapor los primeros minutos de horneado, porque la tapa crea el nivel perfecto de humedad y además dispone de unos agujeros que permiten que el dióxido de carbono salga durante la cocción del pan. Las barras salen extra crujientes, como no lo había conseguido hasta ahora. Desde luego os recomiendo este horno porque es una auténtica maravilla. De todos modos, en la explicación de la receta, indico cómo hacerlas sin el horno para que todo el mundo pueda disfrutar de unas ricas y crujientes baguettes.


Sí me sigues en Instagram, has podido comprobar en mi stories las veces que lo he usado, y también has visto lo crujientes que salen porque subí un video cortando una de las baguettes. Y no era por dar envidia, que también 😉, quería enseñaros en vivo y en directo como era la baguette por dentro y como cruje cuando la cortas. Yo aun sigo alucinada de lo bien que quedan sin tener que amasar, simplemente haciendo tandas de pliegues y reposos. Pero tranquilos que he preparado un vídeo para que podáis ver el paso a paso.

También me gusta espolvorear las baguettes con harina antes de introducir en el horno para darles un aspecto más rústico. El horno lo espolvoreo también un poco con harina, de todos modos he comprobado que no es necesario cuando lo has precalentado antes, las baguettes no se pegan para nada. Otra cosa es que hagas la última fermentación dentro del horno, entonces tendrás que pincelar con aceite de oliva y luego espolvorear con harina. Pero no te recomiendo esta última opción, salen mejor sin precalientas el horno para baguettes.


La única pega que tiene esta receta, es que solo salen tres baguettes, pero yo lo he solucionado y ahora duplico los ingredientes para poder hornear 6 baguettes. De este modo tengo pan para ese día y el resto lo congelo y lo voy sacando según la necesidad. Algunos trozos los congelo partidos en rebanadas, para las tostadas mañaneras, y no sabéis que ricas están!!!!


En las instrucciones del horno, te indica que el levado lo hagas dentro del propio horno. Yo no lo hago así, primero precaliento mi horno a 250 grados, con calor arriba y abajo, y con el horno para baguettes con su tapa dentro. Mientras tanto las baguettes terminan de levar. Lo saco con mucho cuidado de no quemarme, y traspaso las baguettes desde mi tela de lino al horno, lo hago con mucho cuidado, y es verdad que las baguettes se deforman un poco, pero luego quedan perfectas, lo podéis ver en las fotos y en el vídeo. Además os diré que he probado haciendo el levado dentro del horno para baguettes también y no salen igual de ricas y crujientes, por lo que ese método lo he descartado.


Bueno y ¿ qué me decís de la miga? Parece mentira que salga tan alveolada con tan poco esfuerzo, pero es que los pliegues o dobleces, alternados con el reposo, hacen que apenas haya que trabajar la masa, la masa se amasa sola con los reposos,y las baguettes quedarán super esponjosas y alveoladas. 

Y, aunque no es del todo necesario, pero ya os digo que yo siempre las hago así, dejo la masa reposar, tras el último levado, toda la noche en la nevera, entre 8-12 horas. De este modo tendré las baguettes listas para la hora de comer, pero sin tener que estar toda la mañana pendiente de ellas, casi no me entero del proceso porque las hago en dos veces. La nevera retarda la fermentación y así puedes preparar las baguettes de un día para otro, al introducir la masa en la nevera, bien tapada con film transpartente para que no se reseque la masa y se forme costra, el frío hará que el proceso vaya más lento, hasta casi detenerse, la levadura ralentiza su actividad mientras las bacterias siguen trabajando.Y desde luego lo tengo más que comprobado, el reposo en la nevera además de cómodo, conseguiremos que las baguettes tengan más aroma y sabor, se conservan más tiempo y que su textura y corteza mejore.


Con esta receta de baguettes sin amasado participo en el concurso para blogs de cocina que ha organizado la tienda online Claudia&Julia en colaboración con la marca francesa Emile Henry. Son muchas y variadas las recetas participantes, yo pongo mi granito de arena con esta receta que ya os digo que funciona, porque la he probado muchas veces. Deseadme suerte!!

Os dejo la vídeo receta para que no tengáis ninguna duda en la elaboración y horneado de las baguettes. Sí os surge alguna duda me podéis preguntar en los comentarios tanto del blog como de la vídeo receta, estaré encantada de resolver vuestras dudas.


Y no os olvidéis de compartir y suscribiros al canal para no perderos nada, muy pronto subiré otra receta al canal!

19 de enero de 2018

Pulled Pork, cerdo desmechado al estilo americano. Vídeo Receta



El pulled pork es ni más ni menos que carne de cerdo cocinada a fuego lento durante unas horas. Se puede hacer en el horno, en una olla de cocción lenta, en una cacerola o cocotte o en olla express. La versión de hoy es en olla, concretamente la he hecho en una cocotte, pero prometo enseñaros la versión rápida en olla express, ya que vais a necesitar cocinar a fuego lento durante 5 horas para conseguir que la carne quede tierna y se deshaga con solo tocarla. Pero os aseguro que merece la pena con creces. Ya que nos ponemos haremos una buena cantidad de carne que luego podemos congelar y tener a mano cada vez que se nos antoje.

El pulled pork lo podéis usar para muchas cosas, yo lo congelo y lo uso para las pizzas, pero también os podéis preparar sandwich o bocatas, y es estupenda para acompañar con tortitas mejicanas, pan de pita, añadir a la pasta o a una ensalada, incluso preparar un quiché!!. Las posibilidades son miles. Desde luego para mi ha sido todo un descubrimiento y se lo debo a mi hija Carmen que este verano lo probó en Florida y no ha parado de decirme que lo hiciera desde entonces.


Antes de cocinar la carne, la tenemos que dejar al menos una hora para que absorba todas las especias, incluso la podéis dejar toda la noche en la nevera sin problema. Yo he usado cabeza de lomo que tiene más grasa que la cinta de lomo, para que quede más jugosa, y aunque comencé con una pieza, luego volví a la tienda y compré otro trozo y la cocine en una cocotte grande, para amortizar el tiempo y hacerme con una buena provisión. Vosotros podéis hacer la cantidad que os parezca, pero yo creo que merece la pena hacer una buena cantidad y luego congelar

He preparado una vídeo receta para que veáis como tiene que quedar la carne y no tengáis ninguna duda sobre el proceso, pero ya os digo que es una receta muy sencilla que lo único que necesita es tiempo, pero mientras se está cocinando podéis hacer otras cosas.



Como me queda en el congelador muy poca, en breve la repetiré en la olla express, así os enseño también ese modo de cocción más rápido y de este modo comparamos sí merece la pena hacerlo a fuego lento o queda igual de sabrosa en la olla rápida.

No os olvidéis de suscribiros al canal!!!

Y sin más vamos a por la receta.



15 de enero de 2018

Magdalenas de nata


Comenzamos la semana de una manera muy dulce y esponjosa, Magdalenas de nata, con su azúcar por encima, que me encanta y su buen copete.

Estas magdalenas las hago con mucha frecuencia, y es que junto con las magdalenas de naranja y aceite de oliva, son las que más nos gustan en casa, quedan súper esponjosa y súper jugosas, ya lo podéis ver en las fotos.

Esta misma receta la podéis adaptar y agregarle un poco de canela, extracto de vainilla, chips de chocolate o ralladura de limón o naranja, incluso añadirle unos frutos secos, y también podéis sustituir el aceite de girasol por aceite de coco, de almendras, de avellanas o nueces, seguro que salen muy ricas.


Para conseguir unas magdalenas con copete y con una miga aireada es importante batir muy bien para incorporar aire a la masa, además de precalentar el horno a una temperatura elevada y de manera opcional introducir la masa en la nevera al menos media hora para que el contraste de temperatura al introducirlas al horno haga que la masa crezca y las magdalenas nos salgan con un buen copete.

Además es importante usar un molde especial para magdalenas o cupcakes y colocar las cápsulas de las magdalenas en los huecos para que no se deformen durante el horneado. Sí las vais a espolvorear con azúcar, para que quede esa costrita tan deliciosa, lo tenéis que hacer justo antes de introducirlas en el horno.


La receta se puede hacer con la thermomix o con una amasadora eléctrica tipo Kitchen Aid, y si no usar unas varillas manuales,aunque os adelanto que no os van a quedar igual por lo que os he comentado antes, la importancia del batido para incorporar aire a la masa.

Os quería recordar que ayer publiqué vídeo-receta en el canal, es una receta que tengo hace mucho en el blog y que hago con relativa frecuencia, el pollo con cocacola. Es una receta muy sencilla, rápida y muy rica, de las de toma pan y moja. Os dejo el enlace para que podáis verla, solo tienes que pinchar aquí. Con esta receta queda inaugurado en el canal una nueva sección, recetas con olla express, que yo soy muy fan de ella. Espero no tardar en subir alguna otra receta. Ya me contaréis que os parece la idea.

Esta semana volveré a publicar receta y esta vez acompañada de vídeo-receta. Os espero!!

10 de enero de 2018

Mermelada de pimiento rojo asado



Se acabaron las Navidades, las vacaciones para quien las haya tenido,(yo he podido juntar una semana 😊, la vuelta al cole, a la universidad y al blog. Aunque tengo que decir que habría seguido un par de semanas más sin ningún problema, comiendo dulces navideños y lo que se tercie, pero por suerte o por desgracia, de la Navidad ya solo quedan los restos de turrón y mantecados que ya nadie le hace caso y puede que los adornos navideños, yo los acabo de quitar a pesar de la insistencia de mi hija Carmen que quería que los dejara hasta febrero!!!!

Esta receta de mermelada de pimientos asados la hice mucho antes de la Navidad, para ser exactos la hice antes del verano, pero ha sido en esta fiesta cuando la hemos tomado acompañando a quesos, carnes y patés, y es que está DELICIOSA.



Lo primero de todo será asar los pimientos y luego ya nos meteremos de lleno con la mermelada. Yo la suelo hacer con la thermomix, pero también os dejo cómo hacerla en una olla, para que todo el mundo pueda disfrutar de esta delicia.

Se puede dejar triturada, o dejar los pimientos a tiras para que se noten, eso ya va a gusto de cada uno, de una manera o de otra está igual de rica y el sabor no cambiará en absoluto.



Yo he asado los pimientos en el horno, pero hay quien lo hace en el microondas para ahorrar tiempo, es una opción, pero el sabor que toman los pimientos asados al horno no es el mismo que al microondas, y la verdad es que tampoco se tarda tanto. Como mejor os venga!!

Por cierto, qué tal vuestros Reyes? Los míos bastante requetebién, en instagram os enseñé algunos, los que tienen que ver con la cocina y que ya iréis viendo también por aquí, como el horno cerámico para baguettes que lo estrené el mismo día de reyes, el horno cerámico rectangular para pan, una tajine preciosisima que estoy deseando estrenar, el último libro de Iban Yarza y otro de Richard Bertinet, y alguna que otra cosita más que nada tiene que ver con la cocina. Así que no me puedo quejar y estoy la mar de contenta.


La semana que viene volveré a publicar el lunes, unas magdalenas muy ricas que en casa suelo hacer con frecuencia, sobre todo cuando viene mi hija María del Mar porque le gustan mucho. Y a ver si me pongo las pilas y grabo alguna vídeo receta porque tengo el canal muy abandonado, pero es que me supone mucho tiempo y esfuerzo y los días no me dan  para más.

Os dejo la receta!!