lunes, 12 de junio de 2017

Magdalenas de chocolate con galletas y sin harina




Ya sé que no está el horno para bollos... que con este calor no apetece encender el horno, pero yo no puedo resistirme y ayer domingo me levante muy temprano, más de lo que me habría gustado, y con el fresquito entrando por la ventana y todo el mundo durmiendo, a excepción de mi perro y mi hija mayor dándole el último repaso para la selectividad, me lié con un pan integral y unas magdalenas de chocolate con galletas y sin harina.

La masa del pan ya la tenía preparada de la tarde del sábado así que fue pan comido, y nunca mejor dicho!! Las magdalenas no las tenía en mente pero pensé en darles una sorpresa para el desayuno. Magdalenas, bizcocho o galletas??  Pero cual fue mi sorpresa cuando vi que no tenía harina de trigo, nada de nada!! De espelta integral, semolina, de fuerza, de avena, de centeno integral... pero harina normal y corriente ni mijita 😱

Podía haberlo dejado y que se hubieran tomado unas tostadas o unas galletas del super, pero no, es que no puedo estar quieta ni un minuto!! Galletas!! Galletas? Pues si, había oído lo de hacer bizcochos con galletas molidas en sustitución de la harina, y ni corta ni perezosa me puse con la receta.

He usado unas galletas que me encantan, aunque por desgracia llevan el temido aceite de palma, pero que siempre tengo en casa un paquete porque son mi perdición y en mi bolsa del hospital no faltan junto con las pipas, el bote de mermelada y alguna cosilla más para acompañar a mi tupper. Así las 14 horas de curro las llevo mucho mejor. De siempre me han encantado las galletas Chiquilin, hasta que probé una imitación de la marca Carrefour que, ya os digo, me tienen enviciada, y a falta de galletas caseras me abro un paquetito y me quedo tan pancha.

Esta receta se puede hacer con vuestras galletas preferidas, incluso es perfecta para usar en intolerantes al gluten usando galletas sin gluten claro. Galletas maría, napolitanas, chiquilín..... vuestras preferidas. Y si no queréis hacer magdalenas, pues un bizcocho, pero entonces hornear a 180º y no es necesario meter la masa en la nevera, ya que eso lo hacemos para conseguir el envidiado copete magdalenero.



Ya sabes, sí alguna vez te quedas sin harina, y tienes antojo de bizcocho o magdalenas, toma nota de esta receta.

jueves, 8 de junio de 2017

Hamburguesa mixta con espinacas



La cena favorita de mis hijas, junto con la tortilla de patatas, son las hamburguesas. Desde hace tiempo las hago en casa, compro la carne picada en la carniceria para luego añadirle ingredientes que voy variando. Desde hace unos meses esta receta la repito bastante, hamburguesas mixtas de cerdo y ternera con espinacas. Y es que desde que mis hijas descubrieron lo bien que saben las hamburguesas con espinacas ya no quieren otras. Y eso para mi ha sido toda una novedad ya que las espinacas no les gustan excepto en las hamburguesas... que cosas!

Suelo usar espinacas congeladas, más que nada porque siempre las tengo a mano. Lo que hago es que, después de descongelar y retirar el agua, las sofrío un poco con un diente de ajo bien picado. Así están más ricas y le aportan más sabor a la hamburguesa. Es verdad que suelo picar más las hojas de las espinacas y así se las toman mejor, pero a mi me gustan que se noten más.

Para dar la forma a las hamburguesas utilizo un prensador de hamburguesas, pero se pueden hacer con un aro de emplatar o darle la forma a mano.


Con las cantidades que os indico salen alrededor de 6 hamburguesas, aunque todo dependerá del tamaño. Yo suelo congelarlas, para tenerlas siempre disponibles. Se descongelan en un periquete. Las podeís acompañar de lo que más os guste, lechuga, tomate, pepinillos, cebolla....

Las hamburguesas las hemos tomado con los panecillos Thins de quinoa de Bimbo que venían en mi caja Degustabox de este mes. Sí tu también quieres recibir la caja en casa todos los meses y quieres que te salga a 9,99 en lugar de 14,99, gastos de envío incluidos, solo tienes que poner el siguiente código  B4ML6.

Vamos a la receta.


Hamburguesa mixta con espinacas


Ingredientes:

  • 250 gr de carne de cerdo picada
  • 250 gr de carne de ternera picada
  • 250 gr de espinacas congeladas
  • 1 diente de ajo
  • 1 huevo grande
  • 1 cucharada de pan rallado
  • Pan Thins de quinoa de Bimbo

Elaboración:


  1. Descongelar las espinacas y retirar todo el líquido que hayan soltados.
  2. Picar un diente de ajo, poner en una sarten una cucharada de aceite de oliva, rehogar el diente de ajo con las espinacas bien escurridas durante unos minutos.
  3. Poner en un bol los dos tipos de carne, la espinacas rehogadas, el huevo, el pan rallado, sal y pimienta al gusto. Mezclar con una cuchara.
  4. Tomar porciones y formar las hamburguesas.
  5. Cocinar las hamburguesas en una sartén con un poco de aceite de oliva hasta que estén a tu gusto.
  6. Acompañar de lo que más te guste, lechuga, tomate, cebolla, pepinillos...


lunes, 5 de junio de 2017

Gâteau Breton



No os lo vais a creer pero llevo un año detrás de hacer esta receta típica de Bretaña. El pasado verano tuvimos la suerte de visitar esta preciosa zona de Francia, y entre otros muchos dulces típicos, probamos el Gâteu Breton. Al igual que pasó con los Kouign Amann, me pusieron de tarea preparar ambas recetas, y con mi librito de postres típicos , Desserts de Bretagne, me viene desde el país vecino dispuesta a llevar a la práctica muchas de ellos.

La verdad es que he tardado mucho en hacer el Gàteau Breton porque es bastante sencillo, no como los Kouign Amann ( me entran sudores solo de pensar en lo entretenidos que son, pero qué ricos!!), es una receta totalmente para principiantes. Lo único que necesitáis es ingredientes de calidad, huevos ecológicos a ser posibles y una buena mantequilla, nada de margarinas!!

La receta original lleva mantequilla media sal, o demi-sel que es como la encontré en Francia y que aquí la he visto en algún Carrefour. Sí no la encontréis se puede añadir una cucharadita de sal o usar mantequilla sin sal y no añadirle nada, la que lleva sal puede resultar excesivamente salada para este pastel.


El Gâteu Breton se puede tomar sin relleno, pero a nosotros el que más nos gustó fue el relleno de caramel beurre salé. Me vine cargada de botes para hacer la receta, pero lo he dejado tanto que al final nos los hemos ido tomando con otros postres, helados, gofres, a cucharadas.... en fin, habrá que volver a ese precioso país y cargar de nuevo. 

A falta de caramel beurre salé tenemos el dulce de leche que puede ser un buen sustituto, incluso lo podéis rellenar de mermelada o de crema de chocolate. También lleva azúcar avainillada, yo la suelo comprar en Lidl, la tienen en muchos supermercados en la zona de levaduras, perlas de chocolate... pero se puede sustituir por extracto de vainilla o incluso prescindir de ella sin problema. En esta receta lo importante es la mantequilla, y repito nada de margarinas. 

He usado un molde redondo de 28 cm de diámetro porque quería que me saliera finito. Sí usáis un molde más pequeño, el tiempo de horneado será mayor y el pastel os saldrá más gordito. 

Aviso de algo importante ya que estamos en plena operación bikini, es un pastel cargado de calorías, lleva mantequilla para parar un tren, pero os digo que es DELICIOSO. Merece la pena saltarse la dieta para degustar un trocito. Es perfecto para compartir porque cunde mucho, con un trocito te sentirás satisfecho. Se conserva en perfecto estado varios días, siempre y cuando lo cubras con film transparente o papel de aluninio para que no se reseque.


Ya sé que hace un calor infernal y no os apetece nada encender el horno, que tenéis más ganas de helados que de otros dulce, pero merece la pena un pequeño esfuerzo.

Lo he preparado este fin de semana para darle el gusto a mi hija mayor que está estudiando como loca para la Selectividad, y así se carga de energía para afrontar los durísimos días de estudio que tiene por delante. Cruzamos los dedos por ella!!! Ánimo mi niña que tu vales mucho y puedes con esto y con mucho más!!

Preparados para empezar a salivar??


jueves, 1 de junio de 2017

Magdalenas de espelta y lima



Ya os adelante el lunes, cuando publiqué el Pastel de salmón y queso de cabra, que esta semana tocaba encender el horno. Pero estas magdalenas de espelta y lima merecen el rato de calorcito que vais a tener que pasar.

No hay nada como hacer tus propias magdalenas, a mi es que no se me pasa por la cabeza comprarlas en el supermercado, con ese sabor tan artificial y con sabe Dios que ingredientes. 

En esta ocasión he usado harina blanca de espelta, pero sí te es imposible hacerte con esta harina, la venden en herboristerias y muchos supermercados, la puedes cambiar por harina de trigo. Y hemos cambiado los limones por lima, pero lo mismo te digo, si le pones limón o incluso naranja seguro que están igualmente ricas.

Yo siempre las espolvoreo con azúcar justo antes de introducirlas en el horno, en casa nos encanta esa capita crujiente. Pero puedes prescindir de ella sí no quieres un extra de calorías.



Como ya os he dicho en otras recetas de magdalenas que tengo publicadas en el blog. Para que las magdalenas salgan altas, copetudas, y esponjosas, hay que batir bien la masa y luego dejarla reposar en la nevera al menos media hora. El copete se consigue por el contraste de temperatura, masa fría en horno muy caliente.

Y por supuesto es imprescindible usar un molde para colocar los papelitos, para que así la masa no se nos desparrame durante el horneado, lo podéis ver en esta receta de hace mil años, cuando desconocía este truquito tan tonto. Sí colocas las cápsulas directamete en la bandeja del horno y sí encima son de papel, a la magdalena no le subirá el copete en la vida. Venden cápsulas rígidas, que aunque son más caras dan buen resultado, además de no deformarse la magdalena durante el horneado, no se queda el papel pringoso por las grasas de la masa, en esta entrada podéis ver lo bien que quedan.

Esta receta le gusta mucho a mi hija mayor y las preparo bastante. Salen alrededor de 18 unidades, sí os parecen muchas, podéis hacer la mitad de la receta, es lo que yo hago muchas veces. Se conservan en perfecto estado varios días, siempre y cuando las guardéis protegidas para que no se resequen. La receta se puede hacer en thermomix, a mano o con un robot de cocina tipo Kitchen Aid, que por cierto en Claudia&Julia lo tienen rebajadísimo!

Vamos a la receta