30 de abril de 2019

Browkies: Brownie&Cookie


Cuando estas indeciso y no sabes si comerte un brownie o hacer unas cookies, esta es la solucción: haz Browkies y todos tan contentos.

Hace mucho tiempo que les tenía echado el ojo a esta interesante fusión de recetas, pero se me ha ido acumulando en mi larga lista de recetas pendientes hasta que el pasado mes de febrero pensé que ya iba siendo hora de llevarla a la práctica. Pero no he tenido tiempo de publicarlas en el blog hasta dos meses después. En fin, tengo una larga lista de recetas pendientes de publicar, a ver sí poco a poco las voy desempolvando.



El día que hice la receta dude si hacerlas en formato galleta o hacerlas en un molde como sí de un brownie se tratará. Como no me decidía, lo que hice fue hacer la mitad de la receta formato galleta y la otra mitad la hornee en una skillet pequeña. Además así podíamos decidir en una atacada que versión nos gustaba más.


En formato galleta todos estuvimos de acuerdo en una cosa y es que queda más rica la masa propia de la cookie, la que lleva los trozos de chocolate. Lo suyo es comerse la galleta por el centro, donde ambas masas se unen, para poder mezclar los dos sabores, porque sino ya os digo que ganará el sabor de la masa de la cookie.


Sin embargo cuando probamos la que hornee en la skillet nos gustaron ambas masas, ya que la parte del brownie queda muy jugoso y además cuando lo tomas siempre vas a poder degustar ambas masas a la vez ya que la masa de brownie queda abajo y la de galleta arriba, al meter la cuchara o el diente si la tomas con la mano, te llevas un poco de cada y sabe a gloria bendita.


Aunque yo he usado una sartén de hierro para hornear mi browkie, se puede usar un molde cuadrado como los que se usan para el brownie o el que tengas por casa. Incluso puedes usar un molde para magdalenas o muffins y te quedará perfecto.



El formato en sartén de hierro o skillet me encanta, parece una mega galleta y si además le pones una bola de helado en el centro y lo cubre con chocolate fundido ya puede ser un pecado mortal. Yo decidí no añadir más calorias extras a la receta pero ya os digo que me lo pensé bastante.

Por cierto, en los ingredientes de la masa de brownie os he puesto nueces, yo no se las puse porque a mis hijas no les gusta que el brownie lleve frutos secos, pero se pueden añadir nueces, avallanas, pistachos, lo que queráis. Además le he añadido un poco de harina de almendra pero se puede omitir y poner solo harina de trigo, entonces sería un total de 90 gramos.


Esta receta en realidad es un dos por uno porque podéis hacer galletas con la receta de la masa de cookies, hacer brownie con la receta de la masa de brownie o tirar la casa por la ventana y hacer Browkies. Tú decides!!


Espero que os guste la receta y la hagas en casa, y si es así, ya me contarás que te ha parecido.
Nos vemos muy pronto.
Mara


24 de abril de 2019

Salmón al horno con calabacín



Ya va tocando desintoxicarse de tanto dulce de Semana Santa, aunque tengo que confesar que hasta ayer hemos estado comiendo torrijas y leche frita. 

La receta de hoy es muy sencilla, además he preparado unas fotos del paso a paso para que no quede ninguna duda. El salmón al horno con calabacín es una receta que hago con bastante frecuencia desde hace un año más o menos. Sale muy rico y no tiene la menor complicación.

Suelo usar unos lomos de salmón congelado que venden en los supermercados Lidl, me gustan porque al ser gorditos no se resecan con el horneado y además siempre tengo en el congelador para una emergencia.



Siempre los hago igual, con calabacín, pero se puede poner otra verdura que os guste o poner verduras variadas. El principio lo metía todo a la vez, pero el calabacín quedaba demasiado al dente y a mi hija pequeña no le gustaba. Así que ahora lo que hago es que pongo el calabacín solo, mientras se precalienta el horno y los dejo hasta que lo noto más o memos blandito.

Las cantidades dependerán de los comensales, yo pongo tres o cuatro lomos y un calabacín grande. Como el salmón es un pescado bastante graso, la verdad es que con un lomo por persona tenemos suficiente.

Para hornear el salmón he usado una bandeja ovalada de barro de la tienda online Ohgar, que es un outlet de maneja del hogar, menaje y cocina con unos precios increíbles. Tengo muchos productos de esta tienda que ya os he enseñado en muchas ocasiones. 

Y pasamos a la receta, que os la recomiendo porque además de rápida y sencilla es una receta sana y muy rica que gustará a todo el mundo.

11 de abril de 2019

Arroz con leche condensada. Receta en Thermomix, Slow-Cooker y tradicional



Lo prometido es deuda, y como ya os dije en la entrada anterior, hoy toca otra receta de Semana Santa, Arroz con leche condensada, aunque es verdad que es un dulce tradicional español que apetece en cualquier época. 

La novedad de esta receta es que está endulzado con leche condensada en lugar de usar azúcar y además os enseño como hacerlo en thermomix, en slow-cooker o Crock-Pot y en una olla. Así que no vais a tener excusa para prepararlo.

Ver vídeo receta



Os diré que yo siempre he preparado el arroz con leche en la thermomix, porque me encanta como queda y porque me parece muy cómodo. Y además siempre lo hago con leche condensada porque sale con un dulzor perfecto, no os penséis que sale muy dulzón!, y con una cremosidad que es una pasada.

Pero entiendo que no todo el mundo tiene la Thermomix, aunque desde que el Lidl hizo su clon, cada vez más gente tiene o la original o la copia, que por cierto después de un estudio comparativo he visto que vale la pena comprar la versión barata de Lidl.

Así que en esta entrada os enseño como hacerla por los tres métodos, el clásico, en una olla, cacerola o cocotte, en la thermo y en mi querida y amadísima olla de cocción lenta, slow cooker o crock pot.



La receta en thermomix está más que probada, la llevo haciendo desde hace 20 años así que ya os digo que sale pluscuamperfecta, fue una de las primeras recetas que publiqué en el blog. En la olla normal la he hecho una sola vez hace mucho tiempo, sale muy bien también, pero claro, hay que estar pendiente todo el tiempo, removiendo y tal.

En slow cooker es la primera vez que la hago, y además he grabado la vídeo receta para que no tengáis ninguna duda, y aunque es bastante cómodo, yo me sigo quedando con la versión en thermomix ya que sale un pelín más cremoso.

He usado una slow cooker pequeña de 1,5 litros, por lo que las cantidades que he usado son justo la mitad de los ingredientes que os pongo en la receta. Sí usas una olla más grande, como la de 3,5 litros, puedes hacer la receta tal cual, y si la olla es más grande aun tendrás que ir adaptando las cantidades al tamaño de la olla. 


Creo que en las fotos se puede apreciar bien la textura del arroz, sale cremoso, ni muy líquido ni muy espeso.

Os dejo la receta escrita para que la podáis leer con tranquilidad o por sí la queréis imprimir, y también la vídeo receta en slow cooker



5 de abril de 2019

Leche frita con Thermomix




El tiempo pasa volando, y a pesar de tener todavía mantecados en mi despensa, ya estamos con los dulces de Semana Santa. Este año hemos comenzado con la leche frita que aunque ya tengo una receta publicada de hace tiempo he querido probar esta receta que os traigo hoy y que es de mi amiga Bea, Bea Recetas y más, y os digo que después de probar su receta, la mía creo que no la volveré a hacer porque aunque sale muy rica, la masa queda muy blandita y es complicada de rebozar.


Esta leche frita queda perfecta, se maneja perfectamente y queda con una textura blandita y deliciosa. En casa ha sido un ir y venir continuo, y ya estamos pensando en prepararla de nuevo. No creo que pase de este fin de semana para repetirla, y en Semana Santa, cuando nos reunamos con la familia caerá de nuevo., Ya veis que nos ha gustado muchísimo.

La receta la vio mi hija Carmen en el Instagram de Bea, y le faltó tiempo para decirme que se la preparara. Y yo que soy muy bien mandá y que además le tenía unas ganas locas, me faltó tiempo para ponerme con las manos en la masa, o mejor dicho en la thermomix. Y es que lo siento para quien no tenga la maquinita, pero mira que yo la uso poco, pero tengo que decir que la leche frita, o el arroz con leche salen de escándalo. Pero os digo que Bea tiene como hacerla por el método tradicional en su blog, para verla pincha aquí.



Para hacer leche frita hay que planificarse un poco, ya que no es que te entre el antojo y la haces corriendo, bueno sí pero no. Y es que necesita un reposo de aproximadamente 3 horas para que la masa se ponga dura y luego la podamos cortar en porciones más o menos grandes, eso va al gusto, rebozarlas y freirlas sin que se nos haga un amasijo.

Una vez hecha la leche frita, la tenemos que pasar aun molde que habremos untado con mantequilla o aceite. El molde que usemos será cuadrado o rectangular, y dependiendo del tamaño, os saldrán porciones más o menos gorditas. Yo he usado un molde rectangular de 24x20 cm y me han quedado con un grosor perfecto para mi gusto.


Espero que os animéis y la hagáis en casa porque de verdad que queda una leche frita deliciosa, jugosa a más no poder.

A nosotros nos encanta recién hecha, pero evidentemente no nos la hemos comido toda de una sentada. Pero os doy el truco de mi hija Carmen para que siempre la toméis como recién hecha: 
➤ Coge tu trozo, ponlo en un plato y calienta en el microondas durante 10-15 segundos, deja reposar un poco y disfruta de tu leche frita como recién hecha.


El platito cuadrado de porcelana y el bol con forma de lágrima es de Ohgar,que es un outlet online de menaje del hogar, vajilla y cocina, con precios más que buenos. Yo tengo un mónton de cositas chulas de esta tienda!!

La próxima semana tenemos nueva receta en el blog y en el canal, será un dulce típico de Semana Santa, aunque en España lo tomamos durante todo el año. Además os enseñaré como hacerlo en thermomix, tradicional y Crock-Pot. Así que muy atentos!!