jueves, 25 de mayo de 2017

Pastel Gloria: Hojaldre relleno de dulce de leche y queso mozzarella




Aunque os pueda parecer una combinación rara, dulce de leche y queso mozzarella, ya os digo que está rica de verdad. Estos pastelitos de hojaldre rellenos son una versión de un dulce típico de Colombia que se llama Pastel Gloria, el cual, además lleva pasta de guayaba. La pasta de guayaba se elabora a partir del fruto de este árbol tropical, con sabor dulce y pulpa aromática y carnosa, de color rosa o blanco. Seguramente en grandes superficies la podréis encontrar. Yo he elaborado estos pastelitos prescindiendo de la pasta de guayaba, sí la encontráis se la podéis añadir.

Como la receta es bien sencilla, y se tarda algo más de media hora en tenerla lista, no pude resistir la tentación. Me llamaba poderosamente la atención probar semejante combinación de ingredientes.

Estos pastelitos están buenos recién hechos, fríos o algo tibios. A medida que va pasando el tiempo el hojaldre pierde bastante, aunque supongo que sí haces el hojaldre en casa quedarán más ricos y aguantaran más el paso del tiempo. Pero tampoco os van a durar mucho porque además de ricos, con una plancha de hojaldre salen unas 10 unidades, aunque todo dependerá del tamaño.


En los ingredientes no os pongo cantidades, pero nos vais a necesitar mucha cantidad, ya que tampoco conviene que los rellenéis demasiado ya que corréis el peligro de que se os abra la masa y se salga el relleno. Por eso también es importante sellar bien los pastelitos con el huevo batido y luego con un tenedor o con las manos.

En las fotos no se aprecia mucho el  queso porque no le puse mucho y porque al fundirse con se une al dulce de leche y casi no aprecia a la vista, pero sí al paladar, le da un toque fantástico. Os adelanto que son unos pastelitos deliciosos.

Son perfectos para una visita inesperada, o para una merienda improvisada. Ya veis que necesitáis cuatro cosas, que se hacen en un periquete y que no tienen ninguna dificultad. Cortar la masa, rellenar, tapar y hornear. Y no dejéis de espolvorear con azúcar antes de hornear porque le da un toque fantástico.


Espero que os guste esta recetilla y que la llevéis a la práctica.

Nos vemos el lunes!!!


lunes, 22 de mayo de 2017

Brioche con Créme Fraîche


Por fin me he decidido!! Llevo todo el año queriendo hacer un brioche y nunca veía el momento. La culpable de que al fin me pusiera a ello ha sido un tarro de créme fraîche a punto de caducar. Pensé en usarla para un bizcocho pero al final me lié la manta a la cabeza y voilà!! Brioche con créme fraîche

No es la primera vez que hago un brioche, ya hice uno con la panificadora, la receta la podéis consultar en este enlace, y también he hecho masas muy similares a la del brioche, como la coco de San Juan, o el Roscón de Reyes. Pero quería hacerlo en molde para cortarme unas rebanadas de escándalo para tomar con mantequilla y mermelada o para usar para los sandwich.

La créme fraîche o nata fresca la encontraréis en muchos supermercados en la zona de refrigerados, es una crema espesa y ácida que podemos usar en bizcochos, galletas, cremas..... Sí no la encontráis siempre tenéis la posibilidad de hacerla en casa, en mi otro blog, I love Bundt Cakes, tenéis la receta, solo tienes que pinchar aquí para verla. 



Esta receta es bastante sencilla, la he tomado prestada de este web francesa. Podéis amasar en panificadora, que es como yo lo he hecho, con la thermomix, con una amasadora provista de gancho, o a mano. Cuando se trata de masas enriquecidas con huevos, mantequilla u otro tipo de grasa, yo prefiero echar mano de alguna ayuda, que para esto tengo la casa llena de cachivaches!!

Con las masas enriquecidas siempre hago una amasado largo antes de incorporar el azúcar o la mantequilla para que el gluten se desarrolle como es debido. En esta receta añade todos los ingredientes del tirón y tengo que decir que sale perfecto.

Tras el primer levado, la masa va toda la noche a dormir a la nevera, bien tapadita, para que a la mañana siguiente o tras 12 horas, más o menos, no la encontremos bien inflada y llena de aromas. Sí vais con prisas la dejaremos levar en bloque 2 horas. Pero os aconsejo el reposo en nevera.

Aunque yo lo he horneado en un molde alargado de plum cake,concretamente este de Emile Henry, se puede usar un molde rectangular o cuadrado, incluso sobre una bandeja.Cualquier molde que tengáis en casa os puede servir. Pero entonces tendréis que dividir la masa adaptándola al molde. Y qué os parece hacer panecillos individuales para poder rellenar a vuestro gusto? 😋



Para conseguir una corteza crujiente, lo vamos a pincelar con huevo dos veces, tras el formado y antes de la segunda fermentación , y justo antes de introducir en el horno.

Y como acabado final, lo podéis espolvorear de azúcar perlado, como he hecho yo, o con azúcar humedecida en agua, o simplemente espolvorear con azúcar granulada. Bueno como sí no le queréis poner nada!

Tras sacar del horno, lo dejaremos dentro del molde 15 minutos, tras ese tiempo de reposo lo desmoldamos y colocamos sobre una rejilla para que termine de enfriar y no se humedezca.

Usaremos un cuchillo de sierra para cortarlo. Una vez frío podéis congelar cortado en rebanadas, y cuando lo queráis usar lo dejáis que descongele a temperatura ambiente o directamente sin descongelar al tostador. Por cierto tostado está delicioso y el aroma que desprende indescriptible, salivaréis como los perros de Paulov!!


Es un pan perfecto para sandwich ya que no es excesivamente dulce por lo que combina perfectamente con dulce o con salado. 

No me digáis que no tiene un corte perfecto, con esa miga y esa esponjosidad. Yo estoy loca de contenta con la receta y pienso repetirla más de una vez, aunque me tenga que tirar toda la mañana pendiente del brioche.



 Bueno, ni que decir que lo tenéis que hacer porque tiene cero complicaciones, y el resultado ya veis que es espectacular, y si lo probáis ni os cuento.

Vamos a la receta

jueves, 18 de mayo de 2017

Mermelada de pera y dátiles



Ya sabéis que yo soy más de dulce que de salado, por lo que mis tostadas mañaneras son siempre de mermelada, aunque a veces las sustituyo por miel y aceite de oliva o miel y mantequilla. Por el mismo motivo que horneo mi propio pan, la mermelada intento en la manera de lo posible que sea casera también.  

Así que, cuando vi rondando unas peras por la cocina que nadie quería, decidí preparar mermelada con ellas. Revisé un libro que tengo de Mermeladas con Thermomix de hace mil años y vi una receta que me llamo mucho la atención ya que añadía dátiles, que a mi me gustan a rabiar. Ni corta ni perezosa preparé esta mermelada de pera con dátiles que está deliciosa. 

La he hecho en la thermomix como tengo costumbre, pero se puede hacer en una olla o cazo al fuego sin problema, en la receta os indico ambas opciones. 

Con las cantidades indicadas salen un par de tarros de mermelada, sí queréis más cantidad solo hay que doblar ingredientes. Sí os gusta encontraros los trozos de fruta no la trituréis mucho, a gusto de cada cual.

Podéis pensar que puede resultar excesivamente dulce al llevar dátiles, pero ya os digo que no, a mi la mermelada no me gusta muy dulzona y siempre pongo la cantidad de azúcar muy ajustada. Para mi gusto está ha quedado perfecta de dulzor pero es cuestión de que la vayáis probando para darle el punto que a vosotros más os guste.



El lunes que viene os traeré un brioche perfecto para untar con esta mermelada.

Nos vemos!

lunes, 15 de mayo de 2017

Granola casera



Hace un montón de tiempo que quería hacer esta receta de granola casera y no he querido dejarlo más. Me arrepiento de no haberla hecho antes porque está deliciosa, además la puedes hacer a tu gusto, añadiendo los frutos secos que más te gusten, frutas, semillas.... Granola casera totalmente personalizada.

Y lo mejor de todo es que se hace sin sentir, mezclar ingredientes y hornear unos minutos. Eso es todo!! Sale bastante cantidad por lo que sí lo guardas en un recipiente hermético podrás degustarla como el primer día durante al menos un mes, eso sí no te la tomas antes!!



Como vereis yo le he puesto aceite virgen de coco, que lo compro en Claudia & Julia, y al que me estoy aficionando bastante. También se le pude poner aceite de almendras, de avellanas, de nueces, de sésamo o de de girasol sin problema. Otro ingrediente es el sirope de arce, que lo podéis comprar en muchos supermercados, pero se puede sustituir por miel sin problema. La avena os recomiendo que la compréis ecológica, la encontráis en supermercados, tiendas online y herbolarios. El azúcar se puede sustituir por panela, azúcar moreno o azúcar de coco.

En cuanto a los frutos secos, esto va un poco a gusto de cada uno. En casa somos unos forofos de las nueces, y las de pecan nos chiflan. Ahora las venden peladas y envasadas en el Lidl. Pero se le puede poner nueces comunes. Yo le he puesto de ambos tipos. Otros fruto seco que le va muy bien es la avellana, que yo no le puse porque soy la única de casa que le gustan. También es una buen opción añadirle almendras, o anacardos ¿ por qué no?


Y pasamos a las frutas, esto también es a gusto de cada cual. Yo le puse un poco de todo, pasas, piña, fresa, grosellas, papaya y orejones. Pero también le podáis añadir arándanos, plátano, coco, dátiles... personalizarlo a vuestro gusto.
Las frutas las añadiremos al final, una vez que lo hayamos horneado y cuando la granola ya esté fría.
Como a mis hijas no les gustan todas las frutas que yo le puse, lo que hice fue dividir la granola en dos tarros, una con fruta y otra sin fruta. Además dejé fruta  a parte para que ellas le añadan la fruta que les gusta. Ya veis que más personalizada no puede ser.


En cuanto a las semillas, también va a gusto de cada cual y de lo que tengáis por casa. Yo le añadí una mezcla de semillas ecológicas que había comprado en el Lidl, con pipas de calabaza, de girasol, piñones, amapola y sésamo. A demás le puse una cucharada de semillas de chia que suele usar en mis panes. También le va genial las semillas de lino que además están cargadas de fibra.

La receta la he extraído, aunque adaptándola a mi gusto, del libro La cocina rápida de Lorraine Pascale, que por cierto, me encanta este libro, mucho más que su último libro La cocina sana de Lorraine Pascale, que también lo tengo y del que ya os enseñaré alguna receta.


La granola está deliciosa con yogur o con leche. Aunque tengo que confesar que yo de vez en cuando meto la mano en el bote y me la tomo a puñados.

Vamos a la receta.


jueves, 11 de mayo de 2017

Pan integral de trigo



Vuelvo con una receta de pan!! Pan integral de trigo con prefermento, muy rico, con ese sabor especial que le aporta las masas fermentadas y con muy poca levadura para que se conserve más tiempo y gane en aroma y sabor.

Es una masa sencilla de trabajar, se amasa sin problema a mano, pero también lo podéis hacer en una amasadora o en panificadora. Como siempre os explico el horneado tradicional o en cocotte. Además os doy también la opción del reposo en nevera, que yo practico siempre.

Sí no tenéis harina panificable, la podéis sustituir por harina normal, o mezclar al 50 % harina normal y harina de fuerza. Es preferible usar una harina floja, de la que usamos para los bizcochos o los rebozados, a usar solo harina de fuerza, me gusta mucho más como queda con esa harina. Sí además usáis una harina ecológica pues mejor que mejor.

A este pan le podemos añadir semillas variadas a la masa que le van a las mil maravillas, o pincelar la superficie con un poco de agua justo antes de introducir en el horno y espolvorear con semillas o copos de avena. Yo suelo tirar de lo que tengo en la despensa y le pongo un poco a lo loco lo que pillo, semillas de chia, amapola, calabaza, mijo, sésamo, lino.....

Como podéis ver lleva unas cantidades mínimas de levadura, por lo que necesitaréis una báscula de precisión. Yo desde que me he aficionado al pan, uso una cuchara medidora electrónica, que pesa en tramos de 0,1. Estoy contentísima, es un indispensable para mi, no podría vivir sin ella!! Por si os interesa es esta de la marca Lacor , os la recomiendo totalmente.

La receta la he adaptado del libro El Pan de Jeffrey Hamelman, un libro que me tiene enganchada. La receta original usa el doble de ingredientes para hacer dos hogazas, también te dice que se pueden hacer bollitos o barras. Cuando he horneado el doble de la receta he usado la cocotte ovalada de 33 cm porque en la cocotte redonda de 24 cm no cabe. Yo os dejo las cantidades para una hogaza de algo menos de un kilo, sí queréis un panazo solo tenéis que doblar ingredientes.

Aprovecho para deciros que en la tienda online Claudia&Julia, están con la Semana Vip  Le Creuset, con descuentos de hasta el 40%, una oportunidad única para hacerte con una cocotte o algún caprichito de la marca

Para elaborar la receta, he usado agua San Pellegrino que venía en mi caja Degustabox de este mes. La Degustabox se recibe todos los meses en el domicilio y va cargada de productos muy variados. Si tu también estas interesado en recibir la tuya y que la primera caja te salga a 9,99, gastos de envío incluidos, en lugar de 14,99, solo tienes que adjuntar el código  B4ML6.

Espero que llevéis la receta a la práctica, que le perdáis el miedo a los panes y os vayáis aficionando como yo. Os aseguro que engancha y mucho.

Nos vemos el próximo lunes. Besos

lunes, 8 de mayo de 2017

Galletas de harina de avena, espelta y panela



Hoy os traigo unas galletas muy sanas, elaboradas con harina de avena, harina blanca de espeltapanela y un toque de miel. Desayunos, meriendas y picoteo sano, y es que no hay nada como hacer en casa las galletas, sabes lo que llevan de principio a fin, sin conservantes, sin colorantes, ni cosas raras. Además, la satisfacción de hacer las galletas en casa, recién horneadas, y como son muy sencillas de hacer podemos implicar a los niños para que se vayan acostumbrando a disfrutar con la cocina.

Las galletas de avena me gustan mucho, y tengo que reconocer que muchas veces las compro porque no me da la vida para más, pero cada vez que puedo las hago en casa. Hasta ahora había usado copos de avena para mis recetas de galletas, como las galletas integrales de avena o las galletas de avena y muesli. Pero hace tiempo que compré harina de avena tostada y tenía ganas de usarla para hacer unas galletas. Tengo pendiente un pan con esta harina, seguro que sale de miedo.


Además de la harina de avena, he usado harina de espelta blanca, se puede sustituir por harina de trigo, harina integral, o de espelta integral. Otro ingrediente que he usado y al que me estoy aficionando, es la panela, de momento mi café con leche de la mañana y las infusiones de la tarde las endulzo con panela. Poco a poco la iré introduciendo en toda la repostería que hago ya que es mucho mejor que el azúcar blanca, es un azúcar sin refinar, es el jugo que se extrae de la caña de azúcar cristalizado solo por evaporación. Es un azúcar cien por cien natural, conserva las propiedades originales de la caña de azúcar, las vitaminas y minerales permanecen intactos.


Os invito a que probéis esta receta en casa y a que empecéis como yo a dejar un poco de lado el azúcar blanco y optar por la panela, un alimento orgánico y natural con un montón de beneficios, así como a probar nuevas harinas, a ser posible ecológicas.

Nos vemos el jueves con nueva receta.


miércoles, 3 de mayo de 2017

Muffins de avena y grosellas negras



Pero que ricos están estos muffins de avena y grosellas negras!! Deliciosos!!. Me estoy aficionando a la avena, tanto en copos como en harina. En esta ocasión he usado copos de avena, pero muy pronto os enseñaré otra receta con harina de avena.

Los muffins no es lo mismo que las magdalenas, la verdad es que es una tontería, que más da verdad? Lo importante es que estén ricos, el nombre es lo de menos. Pero sí que existen algunas diferencias entre ambos:
→Los muffins no tienen copete, aunque también es verdad que a mi a veces las magdalenas me salen sin copete 😕. 
→Para elaborar los muffins, se mezclan los ingredientes secos por un lado y los líquidos por otro, y después se unen mezclándolos lo justo para que se hidraten los ingredientes secos.
→La masa no se bate como en las magdalenas para no incorporar burbujas de aire a la misma, sino que se mezcla todo suavemente.El truco para conseguir unos muffins esponjosos y ligeros es no remover demasiado la masa.
→ Los muffins son esponjosos pero su masa es más compacta que la de las magdalenas.
→ A los muffins se les incorpora chocolate, frutos secos, fruta fresca, fruta deshidratada, avena..

Bueno más o menos creo que os habrá quedado claro la diferencia entre ambos.



He usado cápsulas para magdalenas, pero también venden unas cápsulas especiales para muffins,como  estas o estas otras y la verdad es que también quedan muy chulas. Podéis verlas en esta receta de muffins con pepitas de chocolate, para que os hagáis una idea. 

La receta está adaptada del libro La cocina rápida de Lorraine Pascale. Ella usa arándanos frescos y le pone 200 gr , por sí os apetece hacerla igual. Yo la verdad es que use lo que tenía en casa, pero también se pueden poner arándanos deshidratados, como más os guste.

Se conservan en perfecto estado varios días, pero tenéis que tener la precaución de guardarlos, una vez fríos, en un recipiente hermético. También se pueden congelar, guardados en bolsas tipo zip y luego descongelar a temperatura ambiente. 


Con las cantidades que os indico, salen entre 12-14 muffins, todo dependerá del tamaño de los moldes.

Espero que os animéis con la receta, veréis que están muy ricos.

Besos y nos vemos el próximo lunes.