lunes, 29 de mayo de 2017

Pastel de salmón y queso de cabra


Antes de que se os quiten las ganas de encender el horno, os voy a deleitar con unas recetas en las que tendréis que sufrir un poco el calorcito que vais a tener en la cocina. Comenzamos con un pastel de salmón y queso de cabra, que está para hacerle la ola. Y proximamente le tocará el turno a unas magdalenas muy ricas. Paciencia que todo llegará!

Yo no sé vosotros, pero siento que ha llegado el verano de sopetón. Queda un suspiro para que den las vacaciones en el cole, para las mías quedan muchos suspiros todavía, porque hasta el 17 de agosto tengo que dar el callo, pero bueno, la playa y la piscina la tengo disponible todos los días. Esta es una de las ventajas de vivir en Almería!!

El caso es que lo de encender el horno empieza a no apetecerme mucho, aunque sigo haciendo pan, galletas, bizcochos y magdalenas, me pienso mucho a qué hora horneo.


Este pastel o quiche, como queráis llamarlo, no tiene mucha complicación. Sí queréis complicaros menos, podéis usar masa quebrada refrigerada, aunque la verdad es que el sabor no es el mismo ni por asomo. Además tampoco vais a tardar tanto en hacerla. Os digo cómo hacerlo en thermomix o a mano. La receta la he adaptado de el blog de Claudia&Julia, y la receta de la masa quebrada es del libro básico de la thermomix, aunque yo he hecho la mitad de la receta.

He usado un molde de 28 cm de diámetro, sí vuestro molde es más pequeño os sobrará algo de masa. La masa quebrada conviene no trabajarla en exceso para evitar que se retraiga durante la cocción. La mantequilla debe estar fría. Una vez que tenemos la masa lista la dejaremos reposar en la nevera, lo podéis hacer incluso una vez estirada y colocada en el molde, de esta manera también evitaremos que se retraiga al hornearla


Para hacer este pastel, aproveché un trozo de salmón que había hecho el día anterior a la plancha y que se quedo sin tocar. Mi hija ese día decidió que comía en la biblioteca, y me dejo con su ración a la espera de darle un buen uso. Pero lo podéis hacer sobre la marcha, mientras se va horneando la masa. Tenéis el paso a paso en las instrucciones. 

Lo ideal es usar eneldo fresco. Yo lo he usado seco porque mi maceta ha pasado a mejor vida, pero el sabor y el aroma que le aporta el eneldo recién cortado no tiene ni punto de comparación.


La combinación del salmón con el queso de cabra es pura delicia. Y el toque de eneldo es imprescindible!
Lo ideal es degustar este pastel tibio, sacar del horno y dejar que repose un poco antes de tomarlo. Sí lo acompañáis de una ensalada, tenéis la comida lista.

Sale un pastel grande, a mi me sobró la mitad, al día siguiente lo calenté un poco en el horno y estaba igual de rico. 


Os dejo la receta de este rico pastel de salmón y queso de cabra y el jueves......Magdalenas!!



Pastel de salmón y queso de cabra



Ingredientes:

Para la masa quebrada

  • 150 gr de harina floja
  • 60 gr de mantequilla fría
  • 35 gr de agua fría
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de azúcar

Para el relleno:
  • 200 gr de salmón fresco
  • 150 gr aproximadamente de rulo de cabra
  • 200 ml de nata
  • 3 huevos
  • 1 cebolla pequeña
  • aceite de oliva
  • Sal, pimienta y eneldo al gusto

Elaboración:

De la masa quebrada:


  1. En Thermomix: Verter los ingredientes en el mismo orden que se indica y programar 15 segundos a velocidad 6.
  2. Método tradicional: Mezclar en un bol la mantequilla en cubitos con la harina, lo haremos con las manos, hasta conseguir una textura como granulosa, como si fueran migas o galletas. Añadir el resto de ingredientes y no trabajar en exceso la masa.
  3. Hacer una bola con la masa, envolver en film transparente y conservar en la nevera al menos media hora.
  4. Enharinar ligeramente la mesa de trabajo, depositar la masa, aplanar un poco con la ayuda de las manos y luego pasar un rodillo. Estirarla y darle la forma del molde que vayamos a usar para hornear.
  5. Trasferir la masa al molde y recortar los bordes que sobren.
  6. Colocar sobre la masa papel de horno, colocar pesos o legumbres y hornear la masa en horno precalentado a 180 ºC, durante 15 minutos.
  7. Retirar el peso y el papel vegetal y hornear la masa 5 minutos más

 Del relleno:
  1. Picar la cebolla y rehogar en una sartén con aceite de oliva
  2. Preparamos el salmón: Yo lo hice entero a la plancha en una sartén  con un poco de aceite de oliva y una vez frío lo corté en trocitos y retiré las espinas. Otra opción es cortarlo en trozos y añadirlo a la sartén donde hemos pochado la cebolla, rehogarlo unos minutos y reservar. 
  3. En un bol batir los huevos, agregar la nata y mezclar
  4. Agregar el queso de cabra cortado en trocitos así como el salmón y la cebolla.
  5. Salpimentar al gusto, agregar el eneldo picado y un poquito de nuez moscada. 
  6. Mezclar todos los ingredientes y verter sobre la masa ya horneada.

    7.- Introducir en la zona central del horno y hornear hasta que la superficie se dore, alrededor de 30  minutos. Dejar que temple un poco antes de servir.


2 comentarios:

  1. Sendo o salmão um dos meus peixes preferidos eu ia adorar esta maravilhosa tarte.
    Ficou linda.
    Boa semana

    ResponderEliminar
  2. Uummmmmmmmmm cosa mas rica madre a que hora dices que me pase a cenar, seguro que este pastel esta de rexupete a los ingredientes me remito ademas de quedarte de relujo.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar