14 de septiembre de 2019

Mantequilla de cacahuete y cacao casera



Esta receta, sí es que se le puede llamar así, lo tiene todo. Es sana, rica, rápida, sencilla y con tan solo dos ingredientes. Hacer mantequilla de cacahuete y cacao en casa no puede ser más fácil. Lo único que vas a necesitar son tus manos, para pelar los cacahuetes y eso sí, un buen procesador de alimentos o picadora potente para convertir los cacahuetes en mantequilla.

Hace unos meses os enseñé como hacer mantequilla de cacahuete casera, pues se hace exactamente igual pero cuando ya tenemos lista la mantequilla, le agregamos el cacao puro en polvo y batimos unos segundos más para que se mezcle.

De esta manera podéis tener dos recetas en una, ya que sí separáis la mantequilla en dos tarros, a una le agregáis cacao y a la otra no, y ya tenéis mantequilla de dos tipos. 


Os dejo los pasos aquí abajo, y sí queréis ver fotos del paso a paso, os remito a la entrada de la mantequilla sin cacao, que podéis ver pinchando aquí, así no me repito con las fotos.

Podéis hacer la cantidad de cacahuetes que queráis. Yo suelo comprar las bolsas de mercadona que creo que pesan 200 gr. Lo peor es quitar la cáscara y la piel a los cacahuetes, pero siempre se puede pedir ayuda!!

Es importante que sí tu picadora no es muy potente, lo hagas en varias veces para que no se caliente.

Y ya sin más os dejo la receta.
Besitos!


Mantequilla de cacahuetes y cacao.


 Ingredientes:

  • Cacahuetes pelados sin sal
  • 1-2 cucharadas de cacao puro en polvo

Elaboración:


1.- Retirar la cáscara y la piel a los cacahuetes. Podéis hacer la cantidad que queráis.Y comenzamos a picar con un procesador o picadora.

2.- Poco a poco, los cacahuetes irán soltando su propio aceite y empezará a espesar la crema. Conviene remover de vez en cuando para que se trituren de manera homogénea.

3.- Seguiremos picando hasta conseguir una consistencia cremosa..Aunque también depende del gusto de cada uno, sí te gusta encontrar o no pequeños trocitos en la crema.

4. Cuando ya la tengamos lista, agregamos el caco puro en povo y sin azúcar añadido. Mezclamos unos segundos más para que se reparta de manera homogénea.Y ya la tenemos lista.

5. Pasamos a un tarro de cierre hermético y lo guardamos en la nevera para evitar que se ponga rancia.


19 de agosto de 2019

Hummus con tomate seco


El Hummus es de las cosas más agradecidas y ricas, lo haces en nada de tiempo, esta muy rico y encima es super sano, y además me parece perfecto para el verano, para picotear a todas horas, en casa, en la piscina, en la playa, en la montaña....

En el blog tengo la receta del hummus tradicional, pero desde que hace unas semanas se nos ocurrió a mi hija y a mi añadirle el tomate seco, ya lo hago siempre así, porque nos gusta mucho más, le da un plus de sabor que nos encanta.

Os he puesto las cantidades aproximadas, porque lo suyo es ir probando y adaptarlo a nuestro gusto, con más ajo, más o menos pasta de sésamo, más o menos sal o pimienta, incluso le podéis añadir más tomate seco. Y en cuanto al agua, os recomiendo no ponerla toda del tirón, es preferible añadirla poco a poco hasta que adquiera la consistencia deseada.

Para hacer el hummus, solo necesitas una batidora de vaso, y los garbanzos puedes cocerlos tú, o comprar un bote de garbanzos cocidos. Yo suelo cocerlos en casa, y los congelo cocidos, y así los puedo usar para preparar el hummus o el tajine de verduras y garbanzos que tanto nos gusta en casa

A nosotros nos gusta mucho tomarlo con crackers de semilla caseros, con colines o con verduritas cortadas en bastones.

Os dejo el enlace a la vídeo receta del hummus tradicional para que veáis lo sencillo que es, sería lo mismo pero añadiendo el tomate seco.

Y en casa seguimos experiementando con el hummus, en cuanto encontremos otra deliciosa variedad la compartiré por aquí.

Espero que os haya gustado la receta de hoy.

Besitossss

9 de agosto de 2019

Blondie en Slow Cooker



Aquí vuelve la pesada de la slow cooker!!!
Lo sé, estoy dando mucho la brasa con recetas en esta olla, pero ya os lo he dicho muchas veces, estoy encantada con ella y no paro de usarla.

En esta ocasión se trata de una receta dulce, un blondie, el hermano blanquito de los brownies. Lo he hecho a petición de mi hija mayor que esta en fase de aprender a cocinar, y con esta olla todo resulta más sencillo.

Aunque la uso mucho, y ya sabéis que soy más de dulce que de salado, tengo que decir que no suelo elaborar recetas dulces en ella, y aunque tengo varias publicadas e incluso hice un tutorial de cómo hacer bizcochos en slow cooker, prefiero hornear los bizcochos en el horno. Aunque reconozco que con el calorazo que hace estos días, no me atrevo ni yo a encender el horno. 

A mi parecer, hornear un bizcocho, un blondie, un pan de maiz o un pan en slow cooker, solo merece la pena sí no tienes horno, sí hace un calor que se caen los pájaros, sí no quieres que se dispare la factura de la luz, sí no quieres estar pendiente de la receta o sí no te salen los bizcochos en el horno ni poniéndole una vela a la Virgen. Para el resto de casos creo que salen mucho mejor en el horno.

Dicho esto, os dejo la receta de este delicioso blondie, que tiene una sabor exquisito, que no hay foto del corte porque cuando quise hacerla quedaban unas migajas y no era plan.

Aunque no necesita acompañamiento, os recomiendo tomarlo con una bola de helado de chocolate o de vainilla, vais a flipar.

Cualquiera de mis recetas de blondie o brownie se pueden hacer en la olla, así como todos los bizcochos.
En este enlace puedes ver cómo hacer bizcochos en slow cooker y en este otro como se hace el blondie, aunque en esa receta le pongo galletas oreo, es la misma pero sustituyendo las oreo por nueces.

Que paséis un feliz fin de semana. La semana que viene subiré otra receta y ya veremos pero me temo que repito con la slow cooker, el verano es lo que tiene....

Besitos!!!

6 de agosto de 2019

Lasaña de berenjenas en Crock-Pot



Esta Lasaña de berenjenas en Crock Pot ha sido una de las recetas que mas he hecho desde que tengo mi olla de cocción lenta. He experimentado hasta dar con la receta perfecta y por fin he dado con la fórmula!


La primera vez que la hice, pase por la sartén la berenjena, pero luego probé a saltarme este paso y no encontré ninguna diferencia, por lo que ya nunca lo hago ya que no he visto que le aporte mejor sabor o acabado a la receta.

Otra cosa que he probado ha sido con la carne, pasarla o no pasarla por la sartén antes de meterla en la olla. Aquí si que he notado diferencia, sale mucho más rica con un paso previo por la sartén, no cuesta mucho trabajo y el resultado merece la pena.


Aunque yo suelo usar mezcla de carne de cerdo y ternera, además de añadirle unos trozos de bacon que le da un punto delicioso, puedes usar cerdo solo, o ternera y si no te gusta el bacon lo puedes obviar, pero os recomiendo que se lo pongáis porque le da un sabor delicioso.

No hay que escatimar con el queso, tanto entre capa y capa como en la última capa. Yo le pongo queso mozarela y grana padano recién rallado, pero aquí también podéis usar el queso que más os guste. Y me gusta espolvorear la última capa con orégano o hierbas provenzales. También las puedes poner entre capa y capa para aportar un extra de sabor.


Es importante que no os olvidéis de poner un paño debajo de la tapa a la hora de cocinar la lasaña, esto evitará que el agua de condensación caiga encima, el paño absorberá toda la humedad y así el queso quedará fundido y el pastel quedará sin mucho líquido.

He tartado mucho en compartir con vosotros la receta, lo sé, además me la habíais pedido mucho porque me habéis visto en mis stories de instagram hacerla multitud de veces durante el invierno. Pero ya os digo, quería hacer pruebas hasta dar con la mejor receta y luego se me vino el verano encima y me olvidé por completo de ella.


Pero ahora que las berenjenas están en su mejor momento ha llegado la hora de compartir con vosotros esta delicia. La receta es algo similar a la receta de berenjenas con carne que publiqué hace meses y que luego se puede gratinar o no en el horno. Pero ya os digo que en casa ese formato, como si de una lasaña se tratará, es el que más nos gusta, hasta tal punto de repetirlo practicamente todas las semanas.


Sí no tienes olla de cocción lenta, puedes hacer la receta en el horno, el tiempo no te puedo decir porque nunca he probado la receta por ese método pero tendrás que esperar a que la berenjena esté tierna y el queso fundido.

Yo desde luego sigo recomendando esta olla a todo el que conozco, que parece que me llevo comisión!! Ya os digo que no!. Pero me parece una maravilla y ya os digo que todo el que la prueba ya no quiere cocinar de otra manera.

En el blog tengo muchas recetas en slow cooker, tanto dulces como saladas, puedes verlas todas pinchando aquí, y luego sobre el título de la receta para que te lleve directamente.

Espero que os haya gustado la receta de hoy, además de rica no hay que encender el horno, cosa que se agradece con estas temperaturas. 

Enchufa tu olla y olvidate de ella, vete a la playa, a la piscina, a darte un garbeo, que cuando vuelvas te recibirá un olorcito y una comida rica, rica.

Nos vemos muy pronto!!!

1 de agosto de 2019

Butter Chicken Curry, Murgh Makhani o Pollo indú con mantequilla. Receta en Crokpot




Tenía unas ganas locas de hacer esta receta, lo primero que me llamo la atención de ella fue el nombre, Butter Chicken Curry o Murrh Makahani lo que viene a ser, para que nos entendamos, un pollo indú con un sabor especiado que es pura delicia.

Como ya viene siendo habitual, lo he hecho en mi olla de cocción lenta, porque la verdad, sí te puedes olvidar de la comida y liarte con otras cosas, para que estar pendiente y sufriendo de pie en la cocina?. Estas ollas me tienen loca, loca pero bueno, sí no tienes una olla de cocción lenta puedes seguir todos los pasos y hacerlo en una cazuela , pero claro tendrás que estar pendiente de que el pollo te quede tierno.


Hay muchas recetas por la red circulando, yo he seguido un poco la de Eva muerde la manzana, pero no al pie de la letra. Ella pone el pollo a marinar con ajo, jengibre y yogurt durante media hora. Yo lo he hecho todo de una atacada. También le añade más cantidad de tomate concentrado, a mi me ha gustado como ha quedado con las cantidades que os indico. Y además no lo hace con mantequilla y le añade miel, pienso que la miel no le hace falta la verdad.

Esta receta normalmente lleva nata, algunas recetas le ponen yogurt griego, yo no le he añadido nada, simplemente la leche de coco y ya os digo que no pienso cambiar nada la receta la próxima vez que la prepare, porque ya os adelanto que la repetiré y mucho porque nos ha encantado.


Lo he hecho con contramuslos de pollo pero también se puede usar pechuga de pollo, pero entonces deberás acortar el tiempo de cocción ya que se puede secar si lo dejas tanto tiempo. Pienso que los contramuslos son la mejor opción porque quedan más tiernos y jugosos.

Lo he cocinado 6 horas en baja, pero si no te cuadran los tiempos puedes cocinarlo durante 3 horas en alta. Aunque creo que lo ideal es aprovechar las ventajas de la cocción lenta.

Puedes acompañarlo de arroz basmati, pan naan o pan plano, pero que unas patatas fritas le pueden ir de lujo también. Nosotras lo hemos tomado con cus-cus, y desde luego un buen trozo de pan casero, porque esta salsa pide mucho mucho pan.

Espero que os guste la receta de hoy, a nosotros nos ha gustado muchísimo. Mañana publicaré en el canal de Youtube una vídeoreceta muy veraniega, la ensalada de apio que es todo un clásico en casa. Os espero!!

Vamos a la receta.


22 de julio de 2019

Salchichas con patatas y boniato. Receta en Slow-Cooker



¿Cómo lleváis los calores? Nosotros a remojo y con el aire acondicionado a todo trapo, menos mal que por la noche refresca un poquito y nos da una tregua este calorazo.

Ya sé que lo que apetecen son cosas fresquitas, salmorejo, ensaladas, gazpacho....Pero sinceramente, así no hay quien se alimente todo el verano, y de vez en cuando hay que preparar algo más contundente. Esta cazulea de salchichas con patatas y boniato en Crock-Pot es una delicia, y sí quieres que sepan a gloria bendita, necesita un salteado previo, aunque sí te da mucha pereza o vas con prisas puedes hacer un "topadentro" y olvidarte de los preparativos previos. A mi personalmente me gusta más como queda con los pasos previos, tampoco vas a tardar una eternidad y en el resultado final lo vas a notar.

La receta está adaptada del libro Slow Cooker. Recetas para olla de cocción lenta de Marta Miranda. Practicamente es igual que su receta pero yo le he añadido boniato y voy añadiendo a la olla los ingredientes según los voy salteando.

Para hacer esta receta he usado la famosa olla de Lidl que es de 3,5 litros. Sí tienes esta olla seguramente sabrás que la temperatura viene un poco a su aire y puede dar lugar a confusión. En el único mando que trae, veréis que pone Low, medium y High. Hay que tener mucho cuidado ya que Low corresponde con Warm en otras ollas de cocción lenta y medium corresponde con Low. Así que acuerdate de que cuando en una receta ponga que hay que hacerla en Low, en la olla del Lidl hay que hacerlo en Medium.

Estoy encantada con las ollas de cocción lenta, y para mi estan siendo de gran ayuda en verano ya que muchas recetas que hago en horno o que tienes que estar pendiente, al hacerlas en la slow cooker, te olvidas, además de no pasar los calores de la muerte.

En el blog tengo muchas más recetas en slow cooker, tanto dulces como saladas, las puedes ver todas pinchando aquí, y sí te interesa alguna receta, pincha sobre el título de la misma y te llevara a ella.

Sin más, vamos a la receta y muy prontito os traeré otra recetita en slow cooker que está para chuparse los dedos.

15 de julio de 2019

Salmorejo Sin Pan. Receta con Thermomix



No hay verano que se precie sin un rico gazpacho o salmorejo. Seguro que tienes tu receta de salmorejo que repites y te sabes de memoria. Así me ocurría a mi con mi receta de salmorejo, que he ido adaptando de la típica receta con thermomix hasta dejarla a mi gusto. Esa receta que siempre he hecho, lleva pan, pero desde que hago mi propio pan en casa, nunca tengo pan duro, ya que lo que sobra, lo congelo para ir sacándolo según la necesidad. Y pensé que estaría bien poder hacer un salmorejo sin pan.

Hice una búsqueda de recetas y tras probar un par de veces dí con la receta perfecta de salmorejo, sin pan y con menos cantidad de aceite de oliva de lo que le solía poner, de este modo queda un salmorejo más ligero pero con todo el sabor, y sobre todo con esa textura tan característica que le proporciona su elaboración en la thermomix.

La botella que veis en la foto la tengo de uso exclusivo para el salmorejo, cuando se acaba, la lavo y preparo otra tanda, y así me paso todo el verano. No uso mucho la thermomix pero ya os digo que el salmorejo siempre lo hago en ella porque dudo que con otro procesador de alimentos quede igual de rico y emulsionado.

Por sí os interesa, la botella es de 1 litro y es de Luigi Bormioli, que además tiene tarros y botellas de otras medidas, yo tengo casi todos los tamaños porque me encanta su cierre hermético y su estética. Las compro en la tienda online Claudia&Julia que además ahora está de rebajas, os dejo enlace a la tienda y a los tarro por sí queréis cotillear. Puedes ver los tarros y botellas pinchando aquí.

Te recuerdo que puedes suscribirte a mi canal de YouTube, es gratis!

Os dejo con la receta. Ya me contaréis !!


8 de julio de 2019

Pan de maiz en Crock-Pot


El verano y horno, mala combinación, aunque ya os digo que yo lo sigo encendiendo casi al mismo ritmo que en verano. Al menos uno bizcocho cae a la semana, y por supuesto pan integral, stirato y molletes, que siempre tengo en el congelador, y en cuanto se acaban los repongo sin ningún miramiento. Aunque si que intento hornear a primera hora de la mañana, y como yo madrugo hasta cuando no tengo que hacerlo, no me supone ningún problema.

Pero como se que hay quien se niega a encender el horno en verano, hice un experimento con mi Slow-Cooker. Es verdad que una olla de cocción lenta no es lo más apropiado para hacer pan, pero el pan de maíz, se asemeja más a un bizcocho que aun pan la verdad. Así que pensé que si se pueden hacer bizcochos en una olla de cocción lenta, el pan de maíz no tenía porque salir mal.


Antes de meterme en faena, hice una búsqueda exhaustiva en blog ameriacnos de recetas de Cornbread en slow cooker. Todas las recetas que he encontrado, ni precalienta la olla ni ponen un trapo debajo de la tapa para que absorba la humedad. Pero yo he hecho justo lo contrario, y es que sí para hacer un bizcocho se precalienta la olla al menos media hora y se pone el trapito, con el pan de maíz pienso que es más de lo mismo, ya que no nos interesa que a la superficie le caigan todas las gotitas de la condensación. Así que he procedido igual que cuando hago un bizcocho en Slow Cooker. Sí te interesa hacer bizcochos en estas ollas, te aconsejo que veas un vídeo que preparé con trucos y consejos, y también tengo alguna receta publicada en el blog, que puedes ver aquí y aquí

En el blog tengo dos recetas de pan de maíz, una solo con harina de maíz y la otra que combina maíz y trigo. Como a mis hijas le gusta más la segunda, es esa la receta que he seguido aunque esta vez le he añadido un par de cucharadas de maiz , de todos modos os la dejo aquí también escrita para que os sea más cómodo.

Espero que os animéis a prepararla.

3 de julio de 2019

Lentejas con verduras en Crock-Pot


Ya se que en verano los platos de cuchara apetecen menos o nada, pero también se que hay quien no renuncia al cuchareo ni a 40 grados. Por eso hoy os traigo unas lentejas con verduras, sin nada de grasa, mucho más ligeras y que además yo las preparo sin sofrito ni nada, todo en crudo, para que no te de pereza lo más mínimo. Pero además, al hacerlas en la olla de cocción lenta, te olvidas por completo, puedes dejarlas haciendo toda la noche o ponerlas tempranito y así te puedes ir a la playa, a la piscina.... Y por supuesto sí las haces un día antes de tomarlas, estarán reposaditas y muy ricas.

Yo les suelo poner las verduras que tengo en ese momento, pero lo que nunca falta es la zanahoria, la calabaza y el calabacín, también le va muy bien la berenjena. Antes le ponía un tomate entero bien maduro que luego saco y trituro, pero desde que descubrí lo bien que le van una buena cucharada de tomate concentrado a los guisos en Slow Cooker, es lo que le pongo.

Y aprovecho para daros un TIP. El tomate concentrado, a pesar de venderlo en botes pequeñitos, como necesitas solo un poco, a mi se me terminaba estropeando, por eso lo que hago es ponerlo en una cubitera y al congelador, cuando ya está congelado, lo saco y lo paso a una bolsa de cierre hermético y así me ocupa menos espacio. Y ya solo es sacarlo del congelador y ponerlo en el guiso directamente, sin descongelar ni nada.


Como os comento,  yo lo hago todo en crudo, pero podéis sofreír la cebolla y el pimiento, aunque ya os digo que las he hecho de las dos maneras y personalmente no veo que cambie mucho.

Aunque en esta ocasión no llevan patatas, se le puede añadir sin problema, aunque a mi como más me gustan es con boniato. Prueba a poner boniato en lugar de patata y me cuentas.

Yo siempre uso lenteja pardina, y desde que las hago en la slow cooker las pongo en remojo entre 8 y 12 horas, uso agua del grifo para el remojo y para cocinarlas. Digo esto porque se que mucha gente se echará las manos a la cabeza, remojar las lentejas y tanto tiempo!! Pero sí eres usuario de esta máquina sabes de que te hablo, las lentejas suelen dar algún que otro problema, he leído mucho sobre el tema y he visto que a mucha gente les quedan duras o necesitan mucho tiempo de cocción. Yo siempre, desde la primera vez que las hice en la crock-pot, las hago así y nunca he tenido problema, siempre me han quedado perfectas.

Y sin más os dejo con la receta.

11 de junio de 2019

Cómo hacer harina de garbanzos



Hacer harina de garbanzos en casa no puede ser más sencillo. Solo necesitas garbanzos secos y un procesador de alimentos o picadora potente.

Yo la hago en la thermomix porque mi picadora no tiene mucha potencia. Y uso garbanzos de la variedad de Pedrosillano que son más pequeñitos.

Una vez que tienes la harina lista puedes dejarla tal cual o tostarla en el horno o en la thermomix para darle un sabor más potente. Yo suelo hacerlo cuando tengo el horno encendido para cualquier otra preparación y así aprovecho, pero sino la dejo tal cual.

Ver la vídeo receta


Tardarás más o menos tiempo dependiendo de la cantidad de garbanzos, del tamaño de los mismos y de la potencia del aparato y el tamaño de las cuchillas del mismo. Puede que necesites hacerlo en varias veces para no sobrecalentar el aparato. Pero más o menos te llevará entre 2 y 5 minutos, más el tiempo de horneado sí la quieres tostada.

Yo uso mucho la harina de garbanzos, para rebozar el pescado me encanta, también me gusta para empanar el pollo, y sobre todo para hacer crackers. Siempre tengo un bote en la despensa.



Os dejo la receta escrita para que podáis leerla con tranquilidad o imprimirla y también he preparado una vídeo receta. Espero que os guste.

Nos vemos muy pronto. Besitos!!

7 de junio de 2019

Southern-style skillet cornbread. Pan de maíz al estilo sureño



La receta de hoy es un pan de maíz al estilo sureño horneado en sartén de hierro o skillet. Sí me sigues en Instagram ya sabes de que te hablo, ya que esta misma mañana me habéis visto hacerlo en vivo y en directo.

La receta es del libro Bread Illustrated de America´s Test Kitchen que también os enseñe en instagram y que me encanta porque tiene muchas recetas con infinidad de fotos del paso a paso de cada una de ellas. Esta ha sido la primera receta que he hecho del libro y nos ha gustado mucho.

El cornbread al estilo sureño es un pan menos dulce que el que se hace en el norte, con una miga resistente y húmeda y una corteza marrón. Se utiliza harina de maíz amarilla que se tuesta en la sartén o skillet durante unos minutos, lo que intensifica el sabor a maíz. Después se añade a la leche y la crema o nata agría que hace que posteriormente el pan tenga una miga fina y húmeda. La sartén se engrasa con aceite y mantequilla y se precalienta antes, lo cual hace que el pan tenga una corteza rica y crujiente claramente sureña.


En el blog tenéis otra receta de Pan de maíz, la diferencia con esta otra receta es que esta solo lleva harina de maíz y mucha menos azúcar y además el procedimiento es diferente, ya que se tuesta previamente la harina y luego se precalienta la sartén en el horno antes de verter la masa, cosa que no se hace en la otra receta.

Por este motivo es importante usar una sartén de hierro o skillet o en su defecto una cocotte u otro recipiente de hierro, pero obviamente también lo podéis hacer en un molde normal y corriente, aunque lo suyo es hacerlo como os indico. Mi sartén tiene un diámetro de 20 cm.


Esta receta la podemos dar nuestro toque añadiendo maíz en grano, un poco de pimienta o incluso añadir chile triturado. Nosotros hemos sido fieles a la receta original tal y como indica en el libro. Lo que más me ha gustado, a diferencia de la otra receta que podéis ver aquí, es que no es un pan tan dulce como el que se hace en el norte de EEUU que parece más un pastel que un pan.

Lo complicado de esta receta puede ser encontrar la harina de maíz, yo la compre en la tienda Americana en Valencia, pero en muchos herbolarios también la tienen. No se debe usar harina de maiz precocida o polenta.



Espero que os animéis con la receta y la preparéis en casa ya que sale bastante rica y no tiene ninguna dificultad.
Y os invito a que me sigáis en Instagram ya que si solo me sigues en el blog, te estas perdiendo muchas recetas ricas que solo comparto por allí ya que me es más fácil y rápido.


3 de junio de 2019

Pan con algarroba, almendras y pasas



Antes de que apriete el calor y se os quiten las ganas de hornear, os traigo la receta de este delicioso Pan con harina de algarroba, almendras y pasas que ya os podéis imaginar lo rico que está.  Es un pan sencillo, que no lleva ni prefermento ni masa madre, pero no por eso menos rico y es que la clave está en dejarlo reposar en bloque durante 10 horas aproximadamente en frío.  De esta  manera el pan se llenará de aromas y la miga será más alveolada.

Podéis amasar en panificadora, con un robot de cocina con el accesorio de gancho o hacerlo a mano. Yo lo he simplificado aún más, y lo he hecho con el mismo método que hago los molletes. Sin sacar ni tan siquiera la masa del bol, voy haciendo tandas de pliegues y reposos. Dejo fermentar, guardo en frío y al día siguiente, formado, ultima fermentación en banetton y al horno en cocotte. Son pequeñas cosas que marcan la diferencia.



Sí no te gustan las pasas, puedes sustituirlas por frutos secos, nueces por ejemplo pienso que le pueden ir genial. Incluso puedes poner pasas y nueces que es como pienso hacerlo la próxima vez, y es que ya os digo que esta receta la pienso repetir muy pronto.

La receta está adaptada del libro Toma pan y moja, la receta original es con masa madre y sin pasas, pero yo no tenía masa madre por lo que adapté la receta para poder hacerla con levadura y así también convertirla en una receta más para todo el mundo, que se que lo de la masa madre da un poco de respeto al principio. La verdad es que la receta al final, no tiene nada que ver con la original, pero sí es verdad que me dio la idea y la guía para hacerla a mi gusto.



La harina de algarroba me gusta cada día más, por su aroma y su sabor tan especial. La uso para hacer pan, bizcochos y magdalenas, incluso la he usado para hacer crema de higos o crema de cacao con avellanas que algún día compartiré con vosotros.

Yo la he comprado en el amasadero pero también la he visto en tiendas de dietética y herbolarios. De momento no la he visto en ningún supermercado.

Os dejo todas las recetas que tengo publicadas en el blog con harina de algarroba por sí os animáis 
Y ya sin más vamos a la receta.

29 de mayo de 2019

Mermelada de limón y manzana con miel



Soy de mermeladas caseras de siempre, antes compraba de vez en cuando, pero hace más de un año  que no entra una mermelada industrial en casa porque no me saben a nada, bueno sí, me saben a azúcar a porrón, y es que cada vez le pongo menos azúcar a las que hago en casa, y claro, cuando te tomas una mermelada industrial, es que eres incapaz de tragarla.

El caso es que llevo mucho tiempo queriendo hacer mermelada de limón, bueno en realidad ya la hice hace un par de años pero era incomible, muy, muy ácida, y al final terminé mezclándola con otra que tenía de manzana. Así que esta vez me he ido directa a la combinación limón y manzana para contrarrestar la acidez del limón, y además le he añadido miel y el resultado me ha encantado.


Yo la he hecho en la thermomix que es donde suelo hacer la mermelada, pero se puede hacer en una cacerola y luego triturarla, os cuento como hacerla por ambos métodos. No uso mucho la thermomix la verdad, en contadas ocasiones, pero la mermelada me gusta mucho como queda, porque además te olvidas de estar removiendo lo cual se agradece.

De manera opcional, se le puede añadir la ralladura de un limón, pero yo no lo he hecho por miedo a que resultara demasiado ácida, pero podéis poner un poco y probar. También se me ocurre que un trocito de jengibre fresco le puede ir muy bien, siempre y cuando te guste ese sabor ligeramente picante.

Aunque yo he usado azúcar blanca y miel, puedes cambiarlo por panela o usar solamente miel. Y por supuesto poner más o menos cantidad adapatándola a tu gusto.

Para comprobar sí la mermelada está en su punto de espesor, coge un poco con una cuchara y dejála en un plato un par de minutos, al enfriar verás cual será su textura final, sí te parece muy líquida entonces continua con la cocción 5-10 minutos más, hasta que adquiera la consistencia que a ti te guste.


Espero que os guste la receta tanto como a mí. Sí la preparas en casa y subes la foto a instagram, no te olvides de etiquetarme para que pueda verla y así la comparto en mi stories.

El viernes publicaré la receta del pan con harina de algarroba que me visteis en Instagram y que tanto os gusto. Por cierto, ayer volví a repetir el pan Stiraro y lo subí a storias destacadas de Instagram para que lo tengáis siempre a mano y veáis el paso a paso para que os animéis y lo hagáis en casa. Os lo recomiendo porque es éxito asegurado.

Vamos a la receta.

24 de mayo de 2019

Mantequilla de cacahuetes casera


Hacer crema o mantequilla de cacahuetes en casa es de las cosas más sencillas que hay. Solo necesitas un ingrediente y un procesador de alimentos o picadora. Punto y final.

Claro que sí lees los ingredientes de la mantequilla de cacahuetes que venden en los supermercados, la lista es bastante más larga, pero ya os digo que la mantequilla de cacahuetes solo necesita eso, cacahuetes, ni más ni menos. 

Y quien dice mantequilla de cacahuete dice de cualquier otro fruto seco, avellanas, nueces, anacardos... ya que el procedimiento es el mismo.



Los cacahuetes que necesitamos para hacer la mantequilla deben ser naturales, nada de cacahuetes fritos, también se pueden usar cacahuetes tostados sin sal ni nada más, o comprar los cacahuetes al natural y tostarlos en el horno o hacer como yo la hago, con cacahuetes naturales sin tostar.




Una vez tengas lista la mantequilla, le puedes añadir trocitos de cacahuete para darle un toque crunchi. 

Se puede conservar a temperatura ambiente, pero en épocas de calor os recomiendo que la conservéis en frío. Antes de tomar, la puedes dejar atemperar un rato para que esté más blandita.




La mantequilla de cacahuete se puede tomar untada en pan, acompañada de mermelada, o usarla para hacer galletas, bizcochos, brownies, bombones...... Es totalmente adictiva, y quien la prueba queda enganchada y sí además has probado la industrial, verás que esta mantequilla no tiene nada que ver, sabe a cacahuete y punto.


Esta vez la preparé para hacer las galletas con garbanzos cocidos que publiqué hace unos días en mi perfil de Instagram, y que te dejo enlazada aquí, por sí quieres hacerlas. Son unas galletas sanas, sin azúcar, sin harina, sin huevo, perfectas para intolerantes o para los niños, un bocado delicioso y ultra sano.

No he hecho vídeo receta pero sí he fotografíado el paso a paso para que podáis ver como va cambiando la consistencia de la crema. He usado una picadora de mano, pero se puede hacer también con la batidora o con la thermomix, dependiendo de la potencia, tardarás más o menos tiempo, pero ponle al menos un par de minutos.

Yo he usado cacahuetes al natural con piel, también se pueden usar cacahuetes tostados. La mantequilla la puedes hacer con los cacahuetes tostados o sin tostar. Sí queires tostar en casa los cacahuetes, simplemente hay que pelarlos, forrar una bandeja de horno con papel vegetal y hornear unos minutos.

Tarro y mantel individual de la tienda Ohgar


Lo primero que haremos será pelar y retirar la piel a los cacahuetes. Podéis hacer la cantidad que queráis.

Y comenzamos a picar.


Poco a poco, los cacahuetes irán soltando su propio aceite y empezará a espesar la crema. Conviene remover de vez en cuando para que se trituren de manera homogénea.


Seguiremos picando hasta conseguir una consistencia cremosa, como veis en la foto.Aunque también depende del gusto de cada uno, sí te gusta encontrar o no pequeños trocitos en la crema.


Y ya la tenemos lista. De manera opcional puedes añadir unos cacahuetes troceados y remover para darle un toque crunchy.
 Pasamos a un tarro de cierre hermético.


Y aunque se puede conservar a temperatura ambiente, yo os recomiendo que la guardéis en la nevera.


Perfecta para untar en pan, sola o acompañada de mermelada o para preparar infinidad de postres.





20 de mayo de 2019

Stirato. Barra de pan italiana. Sin amasado


Este sábado pasado volví a hornear estas maravillosas barras de pan sin amasado, conocidas como Stirato, las baguettes italianas. Sí me sigues en Instagram, viste más o menos el proceso ya que lo fui subiendo a stories. En realidad hice cuatro barras porque era la segunda vez que las hacía y no quería que pasará como la primera vez, que nos comimos más de una barra de una sentada. Quería que me sobrará para poder congelar e ir tirando durante la semana de esta delicia de pan.

Para los que no me seguís en Instagram ( mal, muy mal), os cuento que corte el pan para enseñar la miga, y de camino hice una encuesta para ver sí queríais la receta, avisando que eran unas barras para chuparse los dedos, sin miles de levados, sin amasados imposibles, sin necesidad de amasadora, totalmente para principiantes. Pues la encuesta lo dejo bastante claro, de 500 votos, solo 1 decía que no quería la receta. Creo que se arrepentirá cuando vea lo fácil que son.... Así que por mayoría absolutísima, aqui os dejo la receta de estas barras riquisimas, facilisimas y crujientísimas.

Edito: Tras el éxito que ha tenido en Instagram este pan, lo he vuelto a repetir y os he dejado todo el proceso en stories destacadas (pincha en el enlace para verlo). Ya no tenéis excusa para hacerlo.

Ver vídeo receta


La receta es de Esbieta, y desde que la vi en su canal me entraron por el ojo. He tardado poco en llevarlas a la práctica porque hacer pan para mi no es ninguna pereza, todo lo contrario, sí tuviese tiempo hornearía todos los días. Además da gusto ver la buena acogida que tiene en casa, y es que los cuatro somos muy paneros.

Como ya os digo, la receta no tiene ningún misterio, es para principiantes, el amasado se hace dentro del bol y con una cuchara. Todo el levado es en la nevera y lo siguiente es formar las barras con la ayuda de una zona de trabajo muy muy enharinada para que no se nos pegue la masa. Se dejan levar otra hora, se estiran (de ahí su nombre) y al horno.


Sí te sobra pan, lo puedes congelar porque ya te adelanto que tostado está para morirse de rico. Un chorro de un buen aceite de oliva y un poco de sal y no necesitas más. Aunque no está de más si lo acompañas con jamón, salmón, queso, lomo embuchado...... 

La corteza es súper crujiente y el interior, ya veis en las fotos, con una miga muy alveolada, digna de un PAN con mayúsculas.



Os recomiendo que la primera vez hagáis dos barras, como os indico en los ingredientes, para que lo probéis por sí no os gusta, cosa que dudo mucho. Y la siguiente vez, dobléis cantidades, y así hacéis cuatro barras, para lo cual necesitaréis un bol grande ya que luego la masa va a crecer, y tendréis que hornear las barras en dos veces. Además en el paso de cortar el rulo, en lugar de cortarlo en dos, lo cortáis en cuatro y listo.


Espero que no os de pereza y antes de que empiecen a subir las temperaturas y os de pereza, y sobre todo calor, encender el horno, hagáis estas baguettes italianas, porque cuando las probéis vuestros desayunos, bocatas, comidas y cenas ya no serán lo mismo.

Y sí no quieres perderte todo lo que pasa en mi cocina, te animo a que me sigas en Instagram y en mi canal de YouTube, que es gratis!!!
Te dejo el enlace del stories que he subido también al canal de YouTube por sí no tienes instagram


Nos vemos muy pronto. Besitossss