viernes, 29 de enero de 2016

Queso fresco casero




Hace mucho tiempo que quería hacer queso fresco, y por fin ha llegado el día. En casa solo lo comemos mi marido y yo por lo que he hecho tan solo un litro de leche, pero se pueden doblar las cantidades, es más, la receta original que es de Sweet and Sour, es con el doble de cantidades. Como no sabía si me saldría bien y además temía estar comiendo queso a todas horas, he hecho justo la mitad. 


Para ser sincera, me esperaba otra cosa, no sé si es por la leche que he usado que aunque era fresca es del supermercado o porque se me fue un poco la mano con el limón. El caso es que la textura no nos ha gustado mucho, puede que sea porque le retire mucho suero y quedo algo seco. El caso es que me he quitado la espinita de hacer mi propio queso, pero dudo que vuelva a repetirlo, la verdad.

La forma semiesférica es por el molde que he usado, de silicona, que ya lo use en la semiesfera de queso con nueces y pistachos. Podéis usar cualquier otro, por ejemplo los moldes de aluminio que se usan para el flan.


Es verdad que es un queso algo insulso, pero es que el queso fresco es así!! Pero eso lo he arreglado yo con una buena cucharada de mermelada de frambuesa con pétalos de rosa y pimienta de Sichuan de Can Bech, especial para quesos frescos y tiernos. Es una mermelada que pertenece a la colección Just for cheese, maridaje de autor para quesos. También he probado la de higos negros con nueces de macadamia de Australia y pimienta de Jamaica con un queso azul que me regalaron mis tíos estas navidades y esta deliciosa. Aun tengo que probar la de melocotón y albaricoque con bayas de Gogi y cardamomo de Guatemala especial para quesos de pasta blanda y corteza enmohecida, la de manzana golden caramelizada con pistachos tiernos de Turquía y canela de Sri Lanka para quesos de pasta dura y la de uvas negras con almendra laminada de Mallorca para quesos de corteza lavada. Estoy deseando probarlas, y con lo quesera que soy me voy a poner las botas!!


Queso fresco casero


Ingredientes:

1 litro de leche fresca
2 cucharadas de leche en polvo (opcional)
El zumo de un limón pequeño
Una pizca de sal
Mermelada de frambuesa. Just for cheese de Can Beach

Elaboración:

1.- Calentar la leche fresca, la sal y la leche en polvo sí la usáis en un cazo hasta que alcance unos 50 grados, no debe de hervir.

2.- Retirar el cazo del fuego y agregar el zumo de limón. Remover.

3.- Dejar reposar a temperatura ambiente durante una hora aproximadamente.

4.- Pasado este tiempo la leche habrá comenzado a cuajar, veremos que queda por un lado la leche y por otro el suero.

5.- Preparamos un bol grande, colocamos encima un colador grande y sobre él una gasa estéril.


6.- Verter sobre la gasa la leche poco a poco, el suero irá cayendo al bol.

7.- Con la ayuda de una cuchara o  de las manos, vamos apretando el queso sobre la gasa para ir retirando todo el suero posible.

8.- Cerramos la gasa y lo llevamos a la nevera durante una hora.

9.- Pasado este tiempo repartimos el queso en el o los recipientes donde lo vayamos a presentar. Conservar en la nevera hasta su consumo y no más de tres días





5 comentarios:

  1. no he hecho nunca queso pero tengo un familiar que lo hace y usa cuajo, me dijo que lo compra de la farmacia, tengo que preguntarle como lo hace porque me apetece probar... lo del zumo de limón no lo había oido, el aspecto es rico... gracias por tu receta ;)

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué pinta más buena!Y acompañado de mermelada ya es el acabose.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. A mi si me gusta mucho el queso casero, igual es que le pusiste demasiado limón, yo sólo le pongo 2 cucharadas soperas por litro de leche.
    Feliz finde Mara.

    ResponderEliminar
  4. Queso fresco... qué rico Mara!!!! Todo un lujo!!!
    Un besito

    ResponderEliminar