29 de junio de 2020

Tarta de queso con lemon curd sin horno


Lo prometido es deuda, comienzo con postres sin horno, aunque algún que otro bizcocho o galletas caerán por el camino, yo soy así. La receta de hoy es una tarta de queso con lemon curd que está para chuparse los dedos, no precisa horno y el lemon curd le da un punto refrescante que es una delicia.


El lemon curd se puede comprar pero la diferencia con el que hagáis en casa es abismal y es sencillisimo de hacer, yo lo hago en el microondas y queda perfecto, la receta la tenéis en el blog y en el canal de YouTube, solo tienes que pinchar aquí para verla.


LEMON CURD O CREMA DE LIMÓN

La tarta lleva una base de galletas un tanto peculiar. La he hecho con galletas speculoos que en España las encontraréis como galletas Lotus, y además le he añadido un par de cucharadas de crema de speculoos. Que no cunda el pánico porque las galletas se pueden cambiar y poner las que queráis, maría, de avena, oreo..... y la crema de speculoos se puede sustituir por mantequilla. Pero también os digo que, a parte de poderla comprar en muchos supermercados, también la podéis hacer en casa y yo tengo la receta publicada en el blog, la puedes ver pinchando aquí. Os aconsejo que vayáis preparando un bote porque se avecina receta con esa crema.



CREMA DE SPECULOOS CASERA

La cheesecake la he hecho en un molde redondo de aro desmontable antiadherente de 15 cm el famoso Push Pan, un molde que lo tiene todo, bueno, bonito y barato, lo tienes en varios diámetros y alturas, puedes verlos todos pinchando aquí. Yo tengo de todos los tamaños porque les doy muchísimo uso, tanto para recetas dulces como saladas. Sí dudas entre alto o bajo, te recomiendo alto porque así le darás más uso y podrás hacer tartas y bizcochos, los de paredes bajas solo te servirán para tartas.


Sí usáis un molde de mayor diámetro os saldrá una tarta más bajita pero igual de rica. A mi me gusta mucho como quedan las tartas altas, por eso es un molde que le doy mucho uso. 


Como os conozco, y se que me diréis que esta tarta os suena mucho, al igual que otras recetas que he ido publicando unos meses atrás,como los Bundtlettes de Buttermilk y Limón o el Cheesy Cherry Bundt cake, os diré lo que ya os he dicho a muchos por privado, son recetas que tenía publicadas en el blog que compartía con Bea y que desde el mes de diciembre ya solo lleva ella. Así que poco a poco iré subiendo todas mis recetas aquí, son un montonazo, alrededor de 140 o más, algunas las tenéis en los dos ebooks gratuitos (puedes descargarlos aquí y aquí), que igualmente también publicaré en el blog. Poco a poco las iré publicando todas y ya no tendréis que ir pidiéndome por privado las recetas.


Dicho esto os adelanto algunas de las recetas que os esperan este verano: tarta de queso y speculoos sin horno, tarta de chocolate blanco y pistachos sin horno, tarta de dulce de leche sin horno y algún bundt cake también caerá, lo siento pero el horno habrá que encenderlo de vez en cuando para que no se os estropee, aunque ya os adelanto que tengo grabada una vídeo receta de bundt cake sin horno que será la próxima receta de esta semana.

Espero que os guste la receta de hoy. Nos vemos muy pronto. Besitos!!!


Tarta de queso con lemon curd

Ingredientes:

Para la base:
  • 175 gr de galletas Lotus (puedes usar las que quieras)
  • 60 gr de mantequilla.
  • 2 cucharadas de crema de speculoos (puedes omitirlo y añadir un poco más de mantequilla)

Para el relleno:
  • 250 gr de queso mascarpone
  • 125 gr de queso cremoso tipo Philadelphia
  • 200 ml de nata 35% materia grasa.
  • 2 cucharadas colmadas de lemon curd
  • 6 gr de gelatina neutra en polvo
  • 80 gr de azúcar glas

Cobertura:
Elaboración:

Base:
  1. Triturar las galletas con un robot de cocina o introducirlas en una bolsa de congelación, cerrarla y pasar un rodillo por encima.
  2. Fundir la mantequilla en el microondas o en un cazo al fuego. Mezclar con las galletas y la crema de speculoos.
  3. Forrar la base de un molde desmoldable de 15 cm de diámetro e introducir en el frigorífico durante 30 minutos.

Relleno:
  1. Mezclar la gelatina con dos cucharadas de agua fría y dejar reposar un par de minutos.
  2. Mezclar los dos quesos hasta obtener una masa cremosa.
  3. Agregar la mitad de la nata y el lemon curd y mezclar. Incorporar el azúcar glas.
  4. Calentar el resto de la nata sin que llegue a j¡hervir y mezclar con la gelatina. Agregar a la mezcla anterior, remover hasta que estén todos los ingredientes incorporados.
  5. Sacar el molde de la nevera y verter la mezcla sobre la base de galletas.
  6. Introducir de nuevo en la nevera al menos cuatro horas, mucho mejor de un día para otro.
  7. Cuando la tarta esté cuajada, desmoldar y cubrir con crema de limón o lemon curd al gusto.



1 comentario:

  1. ¡Te ha quedado preciosa! A mí siempre me queda un poco bajita, estoy pensando comprarme un molde más pequeño solo por igualar esas fotos. Porque desde luego, solo recibo alabanzas cada vez que la hago. ¡A la gente la vuelve loca!

    ResponderEliminar