miércoles, 31 de octubre de 2012

Angel Food Cake para Halloween


Aunque ayer dije que era la última receta de Halloween, he decidido publicar otra. En realidad iba a ser un Angel Food Cake clásico, pero pensé que sería buena idea experimentar un poco con los colorantes.

Y mi experiencia con los colorantes no ha sido la que yo esperaba, lo digo por el verde. Utilice colorante liquido amarillo y azul de Vahiné, los dos tubos enteros, y no quedo el verde que yo quería. Con esto quiero decir que mejor comprar el colorante verde y dejarse de experimentos, que luego sale lo que sale.




El Angel Food Cake es una receta Norteamerica tradicional, es como una especie de bizcocho esponja ya que está hecho solo con las claras. 

Tiene un sabor totalmente diferente a cualquier bizcocho de los que he probado hasta ahora, y ya son unos cuantos...La primera vez que lo probé me pareció que estaba comiendo nubes, UHMMMM

Tiene una pequeña pega y es que hay que hacerlo en un molde especial de aluminio con un aro central desmontable y con unas patitas para poder ponerlo boca abajo para que  se enfríe y no se baje.

Además de eso lleva un ingrediente que no se encuentra en cualquier sitio, el cremor tártaro pero se puede sustituir por el sobre de  gaseosa de Mercadona ( el sobre blanco que pone acidulante) o del Tigre



La función del cremor tártaro es estabilizar las claras aumentando su volumen y tolerancia al calor. Es un ingrediente imprescindible para hacer el Angel Food Cake.

Bueno y hay gente que lo hace en un aparatito que se llama Kitchen Aid que monta las claras que es gloria bendita, pero que cuesta como 500 euros, desde luego no esta el horno para bollos, con la que está cayendo!, así que las montáis con la thermomix o con la batidora, o a golpe de muñeca.

Ahhh!  el dichoso molde... que mira que es feo... Las que llevan ya mucho AFC en sus espaldas dicen que el molde es totalmente imprescindible para hacer este cake. Hay quien lo hace sin este molde, pero debe de ser con un aro central , de paredes lisas y nunca, jamás, bajo ningún concepto se debe de engrasar ¿ ha quedado claro? El cake se tiene que quedar pegado a las paredes.

Se me ocurre otra opción para evitaros comprar el molde, hacer magdalenas!!! Y es que os recomiendo que lo hagáis porque el sabor es..... Indescriptible.

Y para que no os quedéis con la curiosidad os dejo una foto del molde.


No he podido resistir la tentación, cuando he abierto el armario y he visto el colorante naranja...Se me ha encendido una bombillita , Angel Food Cake color calabaza, y con un forsting verde....

Por cierto la receta la he tomado de Bea,añadiéndole el colorante y el frosting pero el resto es calcadito al suyo.Si tenéis alguna duda ella lo explica a la perfección, es de las que lleva unos cuantos AFC a sus espaldas.

Ingredientes:

9 claras de huevo ( podéis usar el bote que venden en Mercadona)
200 gr de azúcar
100 gr de harina tamizada
1 cucharadita de cremor tártaro
1/4 cucharadita de sal
2 cucharaditas de extracto de vainilla


Preparación:

Precalentar el horno a 170 grados , calor arriba y abajo.

Bea usa la KitchenAid para hacer la receta, yo he usado un robot que no tiene nada que ver pero que me ha hecho el apaño,je,je... A falta de pan...

Batimos las claras junto con el cremor tártaro y la sal, a velocidad baja, durante un minuto hasta que el cremor tártaro se haya disuelto.

Aumentamos la velocidad de la batidora y continuamos batiendo durante unos 2 o 3 minutos más, hasta que las claras se hayan montado y se formen picos blandos.

Sin dejar de batir, bajar la velocidad de la batidora e incorporar el azúcar poco a poco, unas dos cucharadas cada 15 segundos. Bea dice que hay que tamizar también el azúcar, yo la he pulverizado un poco con la TMX.

Paramos la batidora y comprobamos que las claras estén firmes.

Incorporar el extracto de vainilla.

Continuar batiendo  a velocidad media durante 1 minuto.

Bajar la velocidad y añadir una cucharada de harina, continuar batiendo hasta que no queden restos de harina. Ir añadiendo la harina poco a poco, hasta que no se haya mezclado una cucharada no añadiremos la siguiente.

Una vez añadida toda la harina  las claras tendrán un aspecto  suave y esponjoso , como las nubes, je,je.

Terminar de batir las claras con una espátula para que el color quede uniforme. 

Es en este momento cuando hay que añadir el colorante naranja si queréis vuestra versión Halloween. Mezclar bien con la espátula.

Con la ayuda de la espátula volcar la masa en el molde, repartiendo uniformemente la masa.

Introducir al horno durante 40 minutos. Introducir un palito para comprobar que está listo, si sale húmedo o con trocitos pegados , poner 5 minutos más. Repetir hasta que esté totalmente cocido.



Sacar del horno y darle la vuelta. Dejar enfriar durante al menos 1 hora.



Pasado el tiempo, pasarle un cuchillo por los lados y por el borde del tubo para que se despegue.



 Como el molde tiene la base desmoldable, le daremos la vuelta sobre un plato, y dejaremos que enfríe totalmente  otros 45 minutos sobre una rejilla.



Se hace de rogar , eh? tanto enfriar!! y con el aroma que desprende no hay quien soporte la espera ....Pero merece la pena , es que es comida de ángeles!!!!

Observaciones que hace Bea y que me parecen muy importantes señalar:
Si no disponéis del molde, usar uno de aluminio, uno de tubo que no sea antiadherente.
No engrasar el molde para que la masa pueda agarrarse a las paredes y subir.
Tiene que enfriar boca abajo, hay que darle la vuelta nada más sacarlo del horno. Si vuestro molde no tiene patitas lo sujetais con un par de bols, con una botella de vino, o lo que se os ocurra. Tiene que estar boca abajo y que circule el aire para que no se desinfle.
Desmoldar pasada una hora, pero no más porque se humedecerá.
Cortarlo con un cuchillo de sierra.


Para el frosting:

150 gr de queso crema
80 gr de nata para montar
2 cucharadas de azúcar glas
colorante verde ( yo mezcle azul y amarillo... y así quedo...)

Mezclar el queso con el azúcar con unas varillas, yo lo hice con la batidora.

Añadir la nata y seguir batiendo durante un minuto aproximadamente.

Añadir el colorante y mezclar con una espátula hasta que quede bien incorporado.



Mi intención era conseguir un verde hoja pero salio un verde agua divino, buahhhh... 

Los ingredientes del frosting los podéis adaptar un poco a vuestro gusto, más o menos dulce, aumentar la nata o el queso...

Introducir en una manga pastelera y decorar nuestro AFC.


Tengo que decir, que aunque estaba muy muy rico, a mi, el AFC me gusta sin tanta floritura. Lo he hecho tres veces, una con chocolate, el clásico y este con el frosting. El más bueno, a mi parecer, es el clásico porque se aprecia el sabor delicioso a nubes de este cake. El frosting le quita protagonismo y tiene el inconveniente de que hay que guardarlo en la nevera. 

Espero que os guste!!

Feliz noche de Halloween!!!



6 comentarios:

  1. Nunca he hecho esta receta así que a ver si consigo el molde y me pongo a ello. Por cierto, aunque no consiguieras el verde que querías te ha quedado muy bonito.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  2. Quiero ese molde ya!jaja.había odio hablar de este bizcocho pero no sabia prepararlo,a ver donde consigo ese molde y te cuento como me sale.besos!!

    ResponderEliminar
  3. no he hecho esta receta por el dichoso molde, pero es que lo quiero!!!! El tuyo ha quedado genial, super esponjoso!!! La próxima vez utiliza colorantes wilton o sugarflair que los vahiné al ser líquidos dan problemas con los colores!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, si, ya tengo mis colorantes wilton preparados para las recetas de Navidad

      Eliminar
  4. Mara, muchísimas gracias por todas estas fantásticas recetas para Halloween. En casa lo hemos pasado genial preparando algunas de ellas (...ni la mitad...). Mis hijas dicen que este ha sido el mejor Halloween con diferencia...
    Seguiremos tu blog muy atentas porque la Navidad se acerca y a este paso...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya estoy pensando en ricas recetas para Navidad,je,je

      Eliminar