sábado, 12 de enero de 2013

Salsa de Tamarillos





 ¿Conoceis el Tamarillo? Hasta el otro día no sabía de su existencia, ni lo había visto ni lo había oído nombrar.

Mi amiga Marta me regalo unos tamarillos , recién cogidos de casa de su madre, que por cierto, tiene plantado de todo.

Ni idea que hacer con ellos, a parte de comerlos tal cual. Una mermelada? no, que tengo unos cuantos botes en la despensa.¿Qué hago?. Me puse a investigar un poco por internet para conocer algo sobre este fruto. Os cuento.

Se le llama también tomate de árbol, tomate francés o cifomandra.



Procede de Sudamérica, de los Andes Peruanos ( estos no han venido de tan lejos, concretamente de Nechite, un pueblo de la Alpujarra granadina).

Existen tres variedades que se diferencia por el color de su piel: rojo, naranja ( más dulce y con semillas tiernas y de menor tamaño que el resto) y amarillo.

Según la variedad,el sabor va del dulce al agrio.

En el mercado español lo podemos encontrar durante todo el año.

Su piel es gruesa, lisa, turgente y brillante, y de sabor amargo.

La pulpa es gelatinosa, de color naranja oscuro y repleta de semillas; recuerda a la del tomate tradicional.

Las semillas son de color granate intenso, planas y no muy duras, dispuestas en forma ariñonada y de fácil digestión.



Su sabor es agridulce y algo amargo.

Esta compuesto mayoritariamente por agua y tiene un moderado valor calórico. Es rico en provitamina A y C, de acción antioxidante , y en menor proporción de vitaminas del grupo B. Tiene un alto contenido en fibra.

Hay que retirar la piel porque no es comestible, se sumerge en agua caliente o se pela con un cuchillo.

Tener cuidado al cortarlo ya que su zumo tiñe y luego las manchas no se quitan.

Se puede tomar fresca, en ensaladas, en mermeladas, en jaleas, o en salsas como acompañamiento de carne o pescado. A vuestra elección.

La salsa es un tanto especial, pica un poco y es un poco agria. No es una salsa de toma pan y moja, sobre todo porque a mi me salio un pelín picante, pero tiene algo, es un tanto exótica.

Nosotros la tomamos acompañando a unas fajitas, con su pollo y sus verduritas y le dio un toque que me gustó bastante.





También la he tomado con arroz tres delicias y le va muy bien.


Aunque los ingredientes son para un kilo de tamarillos se puede hacer menos cantidad, yo adapte la receta para 300 gr de tamarillos que era lo que tenía y creo que me quede corta con el azúcar y me pase con la guindilla.

La fuente de la receta es de Directo al Paladar.

Ingredientes:

1 kg de tamarillos pelados
1 cebolla mediana picada
1 quindilla seca sin semillas
1 cucharadita de jengibre molido
1 cucharadita de canela
1 cucharada sopera rasa de azúcar
1 cucharada sopera de aceite de oliva
Sal y pimienta

Preparación:

Pelar los tamarillos, escaldar en agua hirviendo o pelarlos con un cuchillo.

Cortarlos en cuartos, cuidado donde lo hacéis ya que al cortarlos tiñen de rojo y luego es muy difícil limpiar.



Verter en una olla junto con la cebolla picada. Salpimentar y añadir las especias.

Cocer durante media hora a fuego suave y con la tapa de la olla puesta, remover de vez en cuando para que no se pegue.



Cunado los tamarillos estén desechos, añadir el aceite de oliva y pasar la batidora o dejarlo con tropezones, al gusto.

Observación importante: yo le pase la batidora con la guindilla incluida y picaba bastante, si no os gusta demasiado picante se la quitáis antes de batir.

Espero que os guste!!!



2 comentarios:

  1. Por aquí se conoce bastante el tamarindo pero la verdad es que nunca he hecho ninguna receta con ellos así que me apunto esta salsa.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  2. Hola la fruta es tamarilla o tomate de arbol como se lo conoce en Ecuador. El Tamarindo es otra fruta agridulce, pero muy diferente en todo sentido a la Tamarilla o Tomate de Arbol

    ResponderEliminar